CNEWA Español

Ofreciendo Asistencia de Salud en Tiempos de Crisis en Centro Hospitalario de Bhannes

Nota del Director: A principios de este verano, CNEWA recibió dos subvenciones, incluida una por $925.000 de un miembro de la Sociedad de Cristianos de Tierra Santa, para apoyar a cinco hospitales católicos en el Líbano. Combinada con una donación de $300.000 de un benefactor que desea permanecer en el anonimato, las subvenciones cubrirán los salarios de 1.093 doctores y enfermeras durante un período de 12 meses en el Hospital Geitaoui en el corazón de Beirut; el Hospital de las Hermanas del Rosario; el Hospital San José en Dora; el Hospital Tel Chiha en Zahleh; y el Centro Hospitalario de Bhannes en Dahr el Sawan, cerca de Beirut. Las subvenciones proveen estabilidad momentánea a instituciones cuyos recursos se han agotado peligrosamente desde el colapso de la economía del Líbano. Nuestro artículo de hoy sobre el hospital de Bhannes inicia una serie de cinco artículos sobre cada una de estas instalaciones..

La Congregación Hijas de la Caridad encontró en 1907, cuando el actual territorio libanés estaba bajo el imperio otomano, el lugar idóneo para construir un centro para tratar enfermades pulmonares y tuberculosis: Dahr el Sawan, un idílico enclave montañoso a mil metros de altitud rodeado de un vasto y verde bosque mediterráneo. El aire puro en Dahr el Sawan, en la Gobernación de Monte Líbano, fue el sitio perfecto para el tratamiento de pacientes con enfermedades respiratorias. Ése es el origen del Centro Hospitalario de Bhannes.  

San Vincente de Paúl y Santa Luisa de Marillac fundaron en 1633 en París la congregación internacional Hijas de la Caridad. Actualmente, la congregación está presente en más de 94 países y cuenta con más de 13,000 hermanas dedicadas a proyectos en las áreas del cuidado de la salud, la educación y los derechos de la mujer. 

Al final de los años setenta, durante la Guerra Civil Libanesa (1975-1990), el centro para enfermedades pulmonares fue transformado en un hospital general. Durante la década de los noventa, el hospital de Bhannes comenzó su expansión inaugurando un centro de rehabilitación física que incluye servicios de fisioterapia y terapia del habla.

Fachada del Centro Hospitalario de Bhannes en Monte Líbano.
Fundado por la Congregación de las Hijas de la Caridad en el Monte Líbano, el Centro Hospitalario de Bhannes ofrece servicios cruciales para la población local, donde los hospitales son escasos en comparación con las grandes ciudades como Beirut o Trípoli. (foto: CNEWA/Beirut)

En 1991, el hospital oficialmente inauguró un centro especializado para niños con parálisis cerebral. La parálisis cerebral infantil es un grupo de trastornos que afectan la capacidad de movimiento y de mantener el equilibrio, normalmente causada por un desarrollo anormal del cerebro o por un daño cerebral en la mayoría de los casos asociado con problemas durante el parto. En el Centro Hospitalario de Bhannes, un equipo de terapeutas y especialistas atiende a los niños de entre 2 y 15 años con discapacidad motora grave para ayudarles a su integración social.

En 1996, el hospital abrió un centro para pacientes crónicos que requieren hospitalizaciones de larga duración, y en su mayor parte, cuidados paliativos para la etapa final de su vida.

Hoy, el Centro Hospitalario de Bhannes, un hospital privado sin fines de lucro, tiene una capacidad de 251 camas: 85 en el hospital general, 66 en el centro para pacientes crónicos, 50 en el centro de rehabilitación física y 50 en el centro para menores con parálisis cerebral.

El hospital, situado en un área poco habitada, provee servicios de salud cruciales para la población. Hay escasez de hospitales en esta región en comparación con ciudades como Beirut o Trípoli.

Actualmente, el Centro Hospitalario de Bhannes, como otros centros de salud del país, vive momentos difíciles debido a la crisis económica que asola Líbano desde el año 2019.

La compañía estatal de electricidad no suministra más de tres horas diarias de electricidad empujando a la población libanesa a usar costosos generadores eléctricos de diésel, cuyo precio sigue subiendo. 

La factura eléctrica del hospital de Bhannes, en los primeros cincos meses de 2022, ascendió a $354.000, o $70.000 mensuales, extenuando sus menguantes recursos. Además, los fríos inviernos en esta zona montañosa ocasionan un gasto adicional debido al costo de la calefacción. 

Hombre con mascarilla acaricia la cabeza de hombre con reumatismo agudo postrado en cama de hospital
Charbel Haddad, de 42 años, un electricista, había estado sufriendo de reumatismo agudo desde una edad temprana, después de que contrajo COVID-19 a principios de este año, su condición médica se deterioró, lo que requirió ingreso hospitalario. Fue ingresado en el hospital de Bhannes en abril de 2022. CNEWA ayudó a cubrir parte de sus facturas médicas. Desafortunadamente, Charbel falleció en junio después de varias complicaciones de salud. (foto: CNEWA/Beirut)

Otro impacto de esta crisis se ve reflejado en la caída del número de pacientes; muchos no pueden pagar la factura médica o incluso el costo del transporte al hospital. Actualmente el hospital de Bhannes solo opera al 50% de su capacidad. Muchos pacientes sólo acuden al hospital cuando están en estado grave; lo que se traduce en una sala de emergencias llena. 

La devaluación de la moneda libanesa ha pulverizado la clase media y empujado a gran parte de los trabajadores a buscar un futuro en el extranjero. Los trabajadores del cuidado de la salud han perdido un 70% del valor de su salario en los últimos tres años. 

Desde 2020, cerca de 200 empleados y 40 doctores han abandonado el hospital. Como consecuencia, el hospital sufre de escasez en ciertas especializaciones, ocasionando una escasez de cuidado médico especializado. Por ejemplo, el hospital ha pasado de tener 12 a siete fisioterapeutas, y en la Unidad de Cuidados Intensivos, de tres doctores de reanimación cardiopulmonar hoy sólo queda uno; y ya no quedan pediatras ortopedas, lo que obliga al hospital a referir a los niños que acuden por cuidado a otros hospitales. Hoy el hospital cuenta con 60 doctores, 55 enfermeras y 115 ayudantes de enfermería.

Contratar nuevo personal es más difícil para el Centro Hospitalario de Bhannes que para otras ciudades mayores, debido a su ubicación remota y el costo del transporte para llegar ahí. 

La ayuda económica de CNEWA para cubrir parte del salario de doctores y enfermeras tiene como objetivo frenar el flujo migratorio y retener a este personal médico tan necesario en el Líbano.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share