CNEWA

A lo largo toda la Tierra Santa – las tierras bíblicas de Irak, Israel, Jordania, Líbano, Palestina y Siria – hermanas religiosas, sacerdotes y hombres y mujeres laicos alimentan a los pobres, cuidan a los enfermos, escuchan a los quebrantados de corazón y encuentran oportunidades para familias de todos los credos que buscan estabilidad, seguridad y un lugar al que llamar hogar.

A pesar de sus disturbios actuales, guerras, luchas políticas y civiles y disparidad económica, la Tierra Santa sigue siendo la cuna del cristianismo. Aunque las iglesias siguen siendo pequeñas y vulnerables allí—particularmente debido al extremismo—son comunidades dinámicas de fe que dan testimonio del Evangelio a todos.

Bienestar para el Cercano Oriente Católico (CNEWA), conocida a través del Medio Oriente como la Misión Pontificia, trabaja con estas comunidades, ayudándolas a responder a los abrumadores desafíos que enfrentan. Las Iglesias trabajan para responder a las necesidades existenciales inmediatas de las familias desplazadas, como alimentación y atención médica, y para inversiones de más largo plazo en la vida de las personas, los cuales incluyen asesoramiento, educación, formación y cuidado de la salud.

En el 2019, el trabajo de Bienestar para el Cercano Oriente Católico (CNEWA) en el Medio Oriente incluyó:

  • Proporcionó $ 20.500 para ayudar con la educación de los seminaristas del Seminario de San Pedro en Bagdad y la formación de novicias como Hermanas Dominicas de Santa Catalina de Siena en el Kurdistán iraquí.
  • Asistió al Hospital Italiano en Amman y a la Clínica Madre de la Misericordia en Zerqa, Jordania, con $251.857 en fondos para las necesidades médicas de los refugiados, migrantes y las personas pobres, y con 69.831 al Hospital Italiano en Kerak para actualizaciones de sus equipos médicos.
  • Ayudó a parroquias en Haifa, Jerusalén, Nazaret y Tel Aviv con $92.313 para auspiciar campamentos bíblicos de verano y programas catequéticos para la juventud.
  • Ofreció $4.500 al Centro para Migrantes Afro-Asiáticos de la comunidad jesuita en Beirut para su apoyo pastoral a migrantes de África y Asia en Líbano.
  • Dio $974.437 en apoyo para iniciativas de cuidado de salud para los pobres y desplazados en clínicas y dispensarios en Ainkawa, Dohuk, Kaznazan y Zakho, Kurdistán Irakí, y al Hospital San Rafael en Bagdad.
  • Envió urgentemente $183.216 en suplementos de leche y alimentos para los hijos de los refugiados iraquís en Jordania, y $24.364 para colchones, mantas y calentadores de querosene para sus familias.
  • Asistió al Comité Cristiano Conjunto en Saida, al sur de Líbano, con $168.782 en fondos para apoyar su programa educativo para refugiados palestinos que huyen de la Guerra en Siria.

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español