CNEWA Español

En Busca de Justicia, Equilibrio y Paz en la ONU

Con las terribles noticias sobre Israel y Palestina, que estallaron semanas después de la horrible noticia de la ocupación de Nagorno-Karabaj por parte de Azerbaiyán, no es difícil ver a nuestro mundo —y a la humanidad— como algo que está fracturado y es cruel.

Realmente, las divisiones son elementos ineludibles de nuestra realidad. La desesperanza crece a medida que las guerras y los conflictos se acumulan uno tras otro. La impotencia se arraiga a medida que las crisis se entrelazan, incluso cuando tienen lugar en puntos distantes del mundo.

Pero esta superposición, los mismos factores que complican tanto el escenario global, también sirven como un camino hacia la unidad y la paz. Nuestros problemas no se limitan a un solo país, y tampoco deberían hacerlo nuestras soluciones.

El 78º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas se reunió para su semana de alto nivel del 18 al 22 de septiembre, reuniendo a los líderes de sus 193 Estados miembros, así como a sus estados observadores permanentes: la Santa Sede y Palestina. Como miembro de la delegación que representa a CNEWA en las Naciones Unidas, tuve la oportunidad de asistir al primer día del debate general de alto nivel.

Además de los discursos de António Guterres, secretario general de la ONU, y Dennis Francis, presidente de la Asamblea General, la primera sesión del debate general dio la bienvenida a líderes de Brasil, Estados Unidos, Colombia, Jordania, Polonia, Cuba, Turquía, Portugal, Qatar, Sudáfrica, Turkmenistán, Ucrania, Guatemala, Hungría, Suiza, Eslovenia y Uzbekistán.

En su discurso de apertura, Guterres explicó el cambio en curso de un mundo unipolar a uno multipolar, que trae consigo la capacidad de “justicia y equilibrio”, pero solo si las instituciones de gobierno, como la ONU, se adaptan a este cambio.

“La alternativa a la reforma no es el statu quo”, dijo.

“La alternativa a la reforma es una mayor fragmentación. Es reforma o rupture”.

Entre las instituciones que mencionó se encuentra el Consejo de Seguridad de la ONU, que según él sirve mejor a sus objetivos y realidades originales de 1945 —arraigados en la “dominación colonial”— que a las necesidades actuales de sus estados miembros.

“Es hora de un compromiso global”, dijo. “Tenemos todas las herramientas y recursos para resolver nuestros desafíos compartidos. Lo que necesitamos es determinación”.

La guerra contra Ucrania fue uno de los principales focos de atención para muchos países, al igual que la inseguridad alimentaria, la atención a los migrantes y refugiados y la búsqueda de la paz.

‘Dejemos que la unidad decida todo abiertamente”, dijo el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy. “Hay que restringir la militarización. Los crímenes de guerra deben ser castigados. Las personas deportadas deben regresar a sus hogares. Y el ocupante debe regresar a su propia tierra. Debemos estar unidos para lograrlo”.

El discurso de Zelenskyy esbozó las formas de militarización utilizadas por Rusia en sus ataques contra Ucrania, destacando tres puntos principales: la militarización de los alimentos, de la energía y de los niños.

El primero de ellos, el de los alimentos, se refiere al bloqueo de Rusia de los puertos del Mar Negro y a la retirada de la Iniciativa de Granos del Mar Negro, que ha creado una escasez mundial de granos. Afirmó que esta medida es un “intento de convertir la escasez de alimentos en el mercado mundial en un arma a cambio del reconocimiento de algunos, si no todos, los territorios capturados”.

La escasez de granos ha tenido su impacto en el mundo de CNEWA, especialmente en el noreste de África, donde sus efectos, junto con los factores existentes, como la sequía y los conflictos, empujan aún más a países como Etiopía a una crisis de inseguridad alimentaria.

Los más vulnerables a la inseguridad alimentaria, dijo el rey Abdullah II ibn Al Hussein de Jordania, son los refugiados, que constituyen más de un tercio de la población de su país.

En Jordania, al igual que en muchas naciones, la respuesta humanitaria actual no es suficiente para abordar las crecientes necesidades de su población refugiada, dijo.

“La responsabilidad de actuar recae sobre los hombros de todos”, dijo. “Porque el mundo no puede darse el lujo de alejarse y dejar atrás a una generación Perdida”.

Él llamó la atención de la audiencia sobre la situación política y la migración resultante también en Siria y Palestina, señalando que “el caso de Jordania es un microcosmos de toda la region”.

“Retrasar la justicia y la paz ha traído ciclos interminables de violencia”, dijo el rey Abdullah en relación con el conflicto palestino-israelí, más de dos semanas antes del ataque de Hamas contra Israel.

“Preservar Jerusalén, como ciudad de fe y paz para el islam, el cristianismo y el judaísmo, es una responsabilidad que todos compartimos”.

Al hacer un llamado a la solidaridad y la unidad, los dirigentes de la Asamblea General también hicieron un llamado a la paz y al progreso. Sus palabras nos recuerdan que los problemas de nuestro mundo no deben ser herramientas para el aislamiento y una mayor división, sino para la cooperación. Incluso cuando hablaban sobre las luchas de sus propios países y pueblos, los líderes de la Asamblea General abogaban por la acción en nombre de sus vecinos.

Aunque urgente y pragmático, había esperanza en el pleno de la Asamblea General.

Las noticias desde entonces, sin embargo, sirven como un trágico recordatorio de cómo esta esperanza de paz no es suficiente si se deja como un deseo o una súplica. La paz, y lo que es más importante, la justicia, requiere acción, educación, determinación y cooperación. Al ver crecer la división y el odio, debemos recordar nuestra humanidad compartida. Sin ella, ¿qué será de nosotros?

Olivia Poust es asistente de comunicaciones de CNEWA.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente en español?

Vee página en español

share