CNEWA Español
Revista ONE
Dios • Mundo • Familia Humana • Iglesia

Borrando una Identidad

Destruir la cultura para destruir un pueblo

Solo las paredes maltratadas y carbonizadas del Museo Nacional Literario Hryhoriy Skovoroda permanecen en pie, como costillas que rodean una cavidad torácica, despojadas del corazón y los pulmones que alguna vez latieron y respiraron vida.

“Hryhoriy Skovoroda forjó el espíritu de la nación ucraniana”, dice Hanna Yarmish, quien dirige el departamento educativo del museo en Kharkiv.

“El enemigo destruyó todo para destruir la identidad de nuestro pueblo”, dice, refiriéndose a Rusia y su ataque al museo en su guerra lanzada contra Ucrania el 24 de febrero, 2022. “Fue un golpe directo. El daño fue enorme”.

El museo dedicado al poeta y filósofo ucraniano del siglo XVIII fue destruido en un ataque con misiles rusos el 6 de mayo del año pasado, que el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy identificó como un ataque planificado.

Los monumentos, obras de arte, iglesias, museos y bibliotecas no siempre son víctimas no deseadas de la guerra. A menudo, los ataques a sitios y objetos patrimoniales son medidas tácticas utilizadas por los perpetradores de violencia para borrar una cultura, una historia y una tradición, y con ellas, un pueblo.

Hasta el 17 de mayo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, documentó 256 sitios culturales en Ucrania dañados desde que comenzó la guerra, incluidos 110 sitios religiosos y 22 museos, con el mayor número en las regiones de Kharkiv, Donetsk, Luhansk y Kyiv.

Tres meses antes, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por los “severos ataques que tuvieron como blanco a los símbolos culturales ucranianos”, incluyendo a “la literatura, museos y archivos históricos ucranianos”, y porque “instituciones culturales y educativas” en las regiones ocupadas vieron que la “cultura, historia e idioma” estaban siendo reemplazados por el “idioma, historia y cultura rusa y soviética”.

La destrucción de artefactos culturales es una acción de conquista a lo largo de la historia humana: el saqueo de Constantinopla por la Cuarta Cruzada; la explosión iconoclasta de los budas de Bamiyán por los talibanes; la quema de libros en la dinastía Qin de China y en la Alemania nazi; la asimilación forzada de niños indígenas por Estados Unidos y Canadá; el saqueo de países africanos por las potencias coloniales; y la destrucción de sitios culturales en Ucrania.

Dos mujeres sostienen una estatua dañada durante ataque ruso.
Hanna Yarmish, izquierda, y una compañera trabajadora del museo cuidan una estatua del filósofo ucraniano Hryhoriy Skovoroda, que se salvó de la destrucción. (foto: Konstantin Chernichkin)

En 1933, motivado por los acontecimientos ideológicos y sociopolíticos, incluso en la Alemania nazi, el abogado judío polaco Raphael Lemkin definió dos términos para describir estos crímenes de destrucción: “actos de barbarie”, en referencia al exterminio premeditado de un pueblo; y, “actos de vandalismo”, en referencia a la destrucción premeditada del patrimonio cultural.

Más tarde acuñó el término “genocidio” en su libro “El Dominio del Eje en la Europa Ocupada” publicado en 1944. Dos años después, Naciones Unidas incorporó los “actos de barbarie” de Lemkin en la definición oficial de genocidio al declararlo un crimen y codificarlo en la Convención de Genocidio de 1948. Pero, no se incorporaron los “actos de vandalismo”. Aunque la definición actual de genocidio no incluye los crímenes contra el patrimonio cultural, esta forma de violencia es considerada un crimen de guerra.

“Es inevitable que los sitios del patrimonio cultural… se conviertan en bajas de esta guerra”.

La Corte Penal Internacional juzgó su primer caso relacionado con delitos contra el patrimonio cultural en 2016 por ataques a mausoleos y una mezquita en Tombuctú, Malí, sobre los cuales Fatou Bensouda, entonces fiscal principal de la corte dijo: “Seamos claros: lo que está en juego aquí no son sólo muros y piedras. Los mausoleos destruidos fueron importantes, desde el punto de vista religioso, desde el punto de vista histórico y desde el punto de vista identitario”.

Los “muros y piedras” a menudo pertenecen a una historia mucho más grande y no son simples estructuras o materias primas, sino memoria preservada.

El conflicto en el Cáucaso, primero durante la decadencia de la Unión Soviética (1988-1994), y más recientemente en 2020, enfrentó a Azerbaiyán contra su vecina Armenia por un territorio en disputa con historias compartidas, lo que resultó en la destrucción de monumentos armenios, principalmente cristianos, en las regiones de Nagorno-Karabaj y Nakhichevan.

Armenia es una antigua nación cristiana con profundas raíces en estas regiones históricamente diversas, y lugares y símbolos cristianos fueron blancos inmediatos fácilmente identificables como “armenios”. En este conflicto, el ejército azerbaiyano demolió sistemáticamente iglesias, cementerios y “jachkars”, cruces de piedra armenias talladas de manera única.

Azerbaiyán fue más allá al negar que estos lugares existieron, dice Simon Maghakyan, nacido en Armenia, investigador y candidato a doctorado en delitos patrimoniales en la Universidad de Cranfield en Bedford, Inglaterra.

Según Maghakyan, el objetivo de la negación de Azerbaiyán es borrar la historia de Armenia en Nagorno-Karabaj y Nakhichevan y destruir cualquier evidencia que pueda identificar estas regiones como armenias. Él atribuye esta táctica a la “élite política y al pensamiento autoritario” que reclama su legitimidad castigando y oprimiendo a “un enemigo… hasta que su última lápida se convierta en polvo”.

Tres jachkars, monumentos distintivos de Ucrania.
Los jachkars son distintivos símbolos culturales armenios destruidos sistemáticamente en el conflicto por las disputadas regiones de Nagorno-Karabaj y Nakhichevan. (foto: Michael J.L. La Civita)

En 2019, él y la historiadora Sarah Pickman prepararon un informe que compara datos sobre sitios armenios en Nakhichevan de 1964 a 1987 con datos de 2005 a 2008. Registros anteriores identifican cerca de 28,000 jachkars armenios, otros tipos de lápidas, lápidas planas e iglesias. Los datos posteriores no identifican ninguno.

Todos los monumentos armenios en Nakhichevan fueron destruidos en 2006. Pero Nagorno-Karabaj, donde quedan varios sitios culturales y religiosos armenios, es un área de preocupación continua para el patrimonio cultural armenio a medida que continúa el conflicto en la región en disputa.

A pesar de las órdenes provisionales de la Corte Internacional de Justicia en 2021 para “castigar los actos de vandalismo y profanación que afecten el patrimonio cultural armenio”, Azerbaiyán anunció en febrero de 2022 el establecimiento de un grupo de trabajo para identificar monumentos armenios “falsificados” en los territorios de Nagorno-Karabaj ocupados por Azerbaiyán.

Maghakyan explica que ese anuncio realmente significa que “las iglesias armenias tendrían lijadas sus inscripciones armenias”, lo cual es “una violación muy directa” de la orden judicial.

Amr al Azm es arqueólogo y cofundador de El Día Después, una organización sin fines de lucro que trabaja para apoyar una “transición democrática en Siria” después de 12 años de guerra civil. Él coordina la Iniciativa de Protección del Patrimonio, una organización afiliada sin fines de lucro enfocada en la protección del patrimonio cultural sirio.

Él dice que en los conflictos que involucran aspectos ideológicos sectarios, nacionalistas o extremistas, uno o ambos lados del conflicto “querrán incorporar la ‘pureza’ o la ‘exclusividad’ de su identidad a expensas de los demás”.

“Eso a menudo significa el exterminio, no solo del otro físico, sino también de la existencia histórica del otro”.

De 1999 a 2004, Al Azm trabajó en los Laboratorios Científicos y de Conservación, que fundó dentro del Departamento General de Antigüedades y Museos del gobierno sirio. Dejó Siria en 2006 para aceptar un puesto universitario en Estados Unidos. Recuerda cómo cinco años después, tras la Primavera Árabe, el conflicto se extendió rápidamente por Siria y “cada pueblo, cada aldea, cada ciudad se convirtió en un campo de batalla”.

Excavaciones no autorizadas, saqueos y bombardeos hundieron a Siria en una crisis de preservación cultural.

“Y debido a que Siria es tan rica en patrimonio cultural, casi se podría decir que todos los sirios viven sobre, al lado de o muy cerca de un sitio arqueológico”, dice Al Azm. “Es inevitable que los sitios del patrimonio cultural… también se conviertan en bajas de esta guerra”.

Excavaciones no autorizadas, saqueos y bombardeos hundieron a Siria en una crisis de preservación cultural. Todos, los seis sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Siria están en la lista en peligro de extinción de la agencia, incluidos: las ciudades antiguas de Alepo, Bosra y Damasco; el sitio de Palmira; Krak des Chevaliers y Qal’at Salah Din; y los pueblos de la era bizantina del norte de Siria.

Icono de María en iglesia greco católica melquita en Yabroud, Siria, desfigurado por rebeldes extremistas.
Un ícono de María en una iglesia greco católica melquita en Yabroud, Siria, fue desfigurado por rebeldes extremistas. (foto: Servicio Jesuita a Refugiados)

El saqueo es la mayor amenaza para el patrimonio sirio, más que los bombardeos o la destrucción de íconos, dice Al Azm. Después de la Primavera Árabe y el comienzo de la ocupación de ISIS, las ciudades antiguas de gran importancia cultural y arqueológica se convirtieron en lugares privilegiados para el tráfico de antigüedades.

Cuando ISIS llegó a Irak en 2014, los sitios patrimoniales fueron atacados y destruidos. La tumba del profeta Jonás en Mosul, un sitio importante para las tres religiones abrahámicas, fue volado, arrasado y se sembró sal en el suelo para “extirpar la herejía”, explica Al Azm, y las estatuas antiguas en el Museo de Mosul fueron aplastadas.

“Es una destrucción de nuestro pasado y una erradicación de nuestra identidad”, dijo Omar al Taweel, coordinador de sitio de la iniciativa “Revive el Espíritu de Mosul” de la UNESCO, quien habló sobre la destrucción arqueológica en Mosul en una reunión de la fórmula Arria de las Naciones Unidas el 2 de mayo.

Otros sitios religiosos en la ciudad antigua, como la Mezquita Al Aghwat y la Iglesia al Tahira, todavía se encuentran en proceso de restauración y reconstrucción por los daños que ocurrieron durante la ocupación de ISIS.

El monasterio de las cuevas de Sviatohirsk en la provincia de Donetsk, Ucrania, fue bombardeado poco después de la invasión rusa y nuevamente en mayo y junio de 2022. Los bombardeos en los primeros cinco días de junio de 2022 destruyeron iglesias y edificios, matando a cinco monásticos y tres empleados laicos del monasterio, según la web del monasterio. En ese momento, el monasterio funcionaba como refugio para unos 450-500 refugiados.

“Daba la impresión que los disparos en Lavra, desde el 1 de junio, se llevaron a cabo deliberadamente y con precisión desde varios tipos de armas de artillería”, se lee en el sitio web, que también hace referencia a “bombardeos desde ambos lados”.

Una cúpula derribada se encuentra en medio de las ruinas de la Virgen Skete de Sviatohirsk Lavra en la provincia de Donetsk, Ucrania. La ermita fue destruida por ataques con misiles en mayo de 2022. (foto: Konstantin Chernichkin)

Las estructuras de la iglesia en el complejo, incluida la Catedral de la Dormición y su dependencia, el skete de Todos los Santos, sufrieron daños graves o la destrucción total por los fuertes bombardeos. El skete de Madera de Todos los Santos, que data de 1912 e incluía dos iglesias, se quemó hasta los cimientos el 4 de junio. Funcionarios ucranianos responsabilizan de la destrucción de los edificios directamente a los rusos, como un ataque planificado.

Sin embargo, el daño a algunas instituciones culturales ucranianas también proviene de su proximidad a las áreas que son blanco de los ataques.

Valentyna Myzgina dice que las ventanas del Museo de Arte de Kharkiv, del que es directora, se rompieron cuando un edificio cercano fue fuertemente bombardeado en marzo de 2022.

“Medio siglo de historia del museo murió ante mis ojos”, dice Myzgina, quien ha trabajado en el museo de 103 años durante 53 años. “Fue entonces cuando lloré por primera vez [desde que comenzó la guerra]”.

Monumento en el monasterio de Sviatohirsk, provincia de Donetsk, cubierto con sacos de arena para protegerlo de la destrucción.
Monumento en el monasterio de Sviatohirsk, provincia de Donetsk, cubierto con sacos de arena para protegerlo de la destrucción. (foto: Konstantin Chernichkin)

La colección de 75.000 piezas del museo, antes de la Segunda Guerra Mundial, se redujo a 5.000 piezas al final de la guerra y se reconstruyó a 25.000 piezas en febrero de 2022. Myzgina lo describe como “uno de los mejores y más ricos museos de Ucrania”.

La colección actual salió relativamente ilesa del bombardeo. Sólo dos pinturas resultaron dañadas. La biblioteca del museo, sin embargo, sufrió daños por agua, lo que provocó daños parciales o la pérdida total de libros y manuscritos.

Los “muros y las piedras” a menudo pertenecen a una historia mucho más grande y no son simplemente estructuras o materias primas, sino memoria preservada.

La preservación de la colección fue la máxima prioridad después del bombardeo. La directora trabajó con un equipo de mujeres para evacuar las exhibiciones y se reparó el edificio, incluido el techo y las ventanas, y se instaló un sistema de calefacción.

“Una pintura es como un niño pequeño”, dice Myzgina. “No le gustan las corrientes de aire”.

“Todos [en esta guerra] tienen su propio frente”, continúa. “Teníamos un frente aquí, y creo que las mujeres que hicieron todo esto son heroínas”.

El saqueo y tráfico de artefactos culturales ucranianos ya había comenzado en 2014, principalmente por parte de “actores paramilitares no estatales”, dice Al Azm, quien rastrea el tráfico de antigüedades a través del Proyecto de Investigación de Antropología del Patrimonio y Tráfico de Antigüedades, del cual también es cofundador.

No obstante, esto cambió cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, declaró ley marcial en octubre pasado en cuatro regiones ocupadas de Ucrania (Kherson, Zaporizhzhia, Donetsk y Luhansk), dando autorización oficial a las fuerzas rusas para saquear arte y artefactos ucranianos.

A principios de noviembre, miembros del Servicio Federal de Seguridad Ruso, que habían ocupado el Museo de Arte Regional de Kherson desde julio, comenzaron a vaciarlo de sus colecciones, dice Alina Dotsenko, directora del museo. Habían obtenido la base de datos digital del museo de un exempleado. De los 14.000 artículos del museo, 10.000 fueron transportados a Crimea, dice ella.

Hombre parado entre estantes vacíos de un museo.
Soldados rusos vaciaron el Museo de Arte de Kherson de 10.000 obras de arte en noviembre. Ihor Rusol, empleado del museo está en medio de los estantes vacíos. (foto: Konstantin Chernichkin)

“Las pérdidas de Ucrania son inimaginables. Es imposible compararlo con [la Segunda Guerra Mundial]. Ahora las pérdidas son peores”, dice Dotsenko. “¿Quién robaba entonces? Simples soldados. Tal vez oficiales”.

“Ahora estaba bien organizado. … Se hizo a nivel de su país, su estado”.

Khrystyana Hayovyshyn, representante permanente adjunta de Ucrania en la ONU, abordó el delito de saqueo patrocinado por el estado en una reunión de la fórmula Arria de la ONU el 2 de mayo y dijo que se debe prestar más atención a los delitos contra el patrimonio cultural cometidos por los estados. Ella describió el “saqueo de bienes culturales” por parte de Rusia como un medio de “apropiación cultural negativa” y “neocolonialismo” destinado a borrar la nación distintiva de Ucrania.

“Se supone que el saqueo cultural sustenta la narrativa rusa sobre rusos y ucranianos como ‘el mismo pueblo’”, dijo, refiriéndose a una afirmación hecha por el presidente Putin que Ucrania rechaza.

Hanna Skrypka dice que fue testigo de esta narrativa rusa en acción cuando el ejército ruso la retuvo por la fuerza en el Museo de Arte Regional de Kherson el 1 y 2 de noviembre y la obligaron a escribir listas de los artículos que los rusos estaban retirando.

“Tengo la impresión de que necesitan llevarse todas las pruebas tangibles, es decir, el patrimonio material, los documentos y las obras de arte que identifiquen a [Ucrania] como una nación separada”, dice Skrypka, empleada del museo. “Quieren crear una noción tan general de que todo es suyo”.

Una vez liberada del museo, se puso en contacto con Dotsenko y lograron rastrear el arte hasta el Museo Central de Tavrida en Crimea.

Las salas de almacenamiento del museo en Kherson ahora están llenas de marcos, sin las obras de artistas ucranianos de renombre, incluidos Shovkunenko, Pymonenko, Skadovsky y Aivazovsky.

“En las obras artísticas, hay una huella de que Ucrania tiene su propia historia: nuestras raíces escitas, el fortalecimiento de los cosacos. Esto es algo nuestro… y puede mostrarse como prueba de nuestra singularidad, de nuestra identidad ucraniana. Están quitando todo esto poco a poco”, dice Skrypka.

“Necesitan tomar hasta la última cosa. Incluso la memoria, la que podríamos transmitir a nuestros hijos y nietos, en forma de obras de arte”.

Lea este artículo en nuestro formato de impresión digital aquí.

Conexión CNEWA

Como agencia global, CNEWA frecuentemente se relaciona con culturas en riesgo de desaparecer, fenómeno prevalente en comunidades minoritarias perseguidas, ya sea debido a la guerra u otras trágicas circunstancias sociales, políticas o ambientales. CNEWA ofrece apoyo a las comunidades más vulnerables, incluyendo a Ucrania, Armenia, Siria, Irak, Etiopía, India, Israel y más allá. Aunque muchos sitios y objetos del patrimonio cultural son irremplazables, la preservación de la identidad cultural de una comunidad a través de su gente es esencial. CNEWA se compromete a estar presente con los pueblos perseguidos y sufrientes, y ayudar a reconstruir y compartir la cultura e historia de su comunidad.

Para apoyar el trabajo de CNEWA, llame al 1-800-442-6392 (Estados Unidos) o al 1-866-322-4441 (Canadá) o visite cnewa.org/haga-una-donacion.

Sobre el Autor: Olivia Poust

Olivia Poust es asistente de comunicaciones de CNEWA.

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share