CNEWA Español

Esperanza para los cristianos en Erbil, Irak

“Estamos construyendo el futuro aquí”, dijo el arzobispo Bashar Warda, el laborioso prelado católico caldeo de Erbil, Kurdistán iraquí, sobre sus esfuerzos por desarrollar y fortalecer la comunidad cristiana en la región.

“Los jóvenes solo necesitan un empujón”, dijo. “Ellos se harán cargo”.

En efecto. 

Continuando con su visita pastoral al norte de Irak, el presidente de CNEWA, Monseñor Peter I. Vaccari visitó las numerosas obras de las iglesias que se están desarrollando en el suburbio de Erbil en Ankawa, una extensa zona de llamativas nuevas construcciones, rotondas y congestión, donde muchos cristianos iraquíes ahora viven y trabajan siete años después de que los horrores de ISIS destrozaran sus aldeas y vidas.

El arzobispo Warda, quien no es ajeno a los lectores norteamericanos, ha abogado incansablemente por el pueblo iraquí, en particular por sus comunidades cristianas y yazidi marginadas y vulnerables. Después de ofrecer refugio y refugio a las familias de la cercana llanura de Nínive desplazadas por ISIS en agosto de 2014, comenzó a desarrollar programas educativos y de cuidado de la salud para ayudar a las familias a sobrellevar el impacto y a construir una nueva vida. A partir de estas iniciativas se desarrollaron instituciones de calidad, cuya presencia ofrece esperanza y estabilidad, al tiempo que brinda oportunidades de empleo, educación y atención médica para todos.

En el corazón de la Escuela Mar Qardakh, la Universidad Católica de Erbil y el Hospital Maryamana están los hombres y mujeres jóvenes, motivados por el Evangelio y empoderados por el arzobispo.

“Comenzamos como voluntarios”, dijo Devar Nazar Sher, un doctor que trabajó en los dispensarios y clínicas de emergencia, financiados en parte por Bienestar para el Cercano Oriente Católico (CNEWA), al servicio de los desplazados en Erbil.

Ahora, con ISIS como cosa del pasado, estamos trabajando para fortalecer nuestra capacidad para “construir nuestro futuro”, dijo él sobre el Comité Humanitario de Ankawa, la asociación de desarrollo comunitario de la Arqueparquía Caldea de Erbil, iniciada por el Arzobispo Warda.

“Esto me libera”, dijo el arzobispo, “para concentrarme en mis responsabilidades pastorales”, al mismo tiempo que asegura nuestras iniciativas para el futuro, agregó.

a priest speaks to an iraqi man.
Monseñor Peter I. Vaccari conversa con el Dr. Devar Nazar Sher, director executivo del Comité Humanitario de Ankawa. (foto: Michael La Civita)

Ese futuro ahora se encuentra en la Universidad Católica de Erbil, donde la novia de Devar, Vida Hanna, dirige la oficina de relaciones públicas e internacionales. Vida, una recién graduada de la escuela de posgrado en estudios de paz y justicia de la Universidad de San Diego, habló conmovedoramente de los hombres y mujeres jóvenes matriculados en la universidad, que ofrece una variedad de títulos desde ingeniería hasta humanidades. 

Al hablar sobre la vida estudiantil, ella comentó que la universidad no solo se esfuerza por lograr la excelencia académica, sino también por atender las cicatrices emocionales y psicológicas sufridas a manos de ISIS, en particular para los estudiantes yazidi que experimentaron todos los horrores de las fuerzas genocidas del odio desatadas en Irak en 2014.

“La universidad ofrece un lugar seguro y asesoría profesional a quienes lo necesitan y lo desean”, agregó, y comentó que los hombres rara vez hablan de su quebrantamiento, bajando la guardia por poco tiempo, si es que alguna vez lo hacen.

Vida se enorgullece especialmente del número de mujeres que estudian en CUE; constituyen alrededor del 60 por ciento de la población de estudiantes universitarios.

Más de 100 estudiantes asisten a la universidad recientemente establecida y se está planificando la inscripción de otros 500.

“Helas, tenemos que ir más allá de la mentalidad de las caravanas”, dijo el arzobispo católico siríaco de Kurdistán, Nizar Semaan, una nueva jurisdicción creada para adaptarse a la realidad posterior al desplazamiento de su comunidad. Los contenedores y las caravanas nos sirvieron bien, dijo el joven arzobispo, pero “estamos invirtiendo para construir un lugar de esperanza en los próximos años”.

four men standing with their hands folded in front of them.
De izquierda a derecha: Monseñor Peter I. Vaccari, el Arzobispo Católico Sirio de Kurdistán Nizar Semaan, Michel Constantin, director regional de la oficina de CNEWA en Beirut , y Michael La Civita, director de comunicaciones de CNEWA. (foto: cortesía de Michael La Civita)

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share