CNEWA Español

‘¡En el nombre de Dios, paren ya!’

FLORENCIA, Italia (CNS) – Líderes católicos europeos hicieron un llamado a la paz y expresaron su alarma por la posibilidad de “una catástrofe humanitaria” después de que Rusia atacara a Ucrania.

“¡En el nombre de Dios, paren ya!” escribió el arzobispo Gintaras Grusas de Vilnius, Lituania, presidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE).

Escribiendo desde una conferencia en Florencia, Italia, dijo el 24 de febrero que las iglesias en Europa “condenan enérgicamente lo que sucedió esta noche en Ucrania”.

“Debemos actuar juntos y con determinación, para poner fin de inmediato a la agresión rusa y hacer todo lo posible para proteger a mujeres, hombres y niños inocentes”, dijo el arzobispo.

Pidió que se abriera nuevamente el diálogo.

“Los obispos europeos y las comunidades cristianas oran por las víctimas de este conflicto y por sus familias. Se unen a quienes sufren estos hechos de violencia y se unen al llamado del papa Francisco a la oración y al ayuno por la paz: ‘Que la reina de la paz preserve al mundo de la locura de la guerra'”.

En reacción al ataque de gran alcance de Rusia contra ciudades de Ucrania el 24 de febrero, el cardenal Jean-Claude Hollerich, presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea, dijo que le preocupaba que la escalada de las acciones militares pudiera abrir un “escenario alarmante” de un conflicto armado, causando horribles sufrimientos humanos, muerte y destrucción. Rusia había estado aumentando su presencia de tropas cerca de las fronteras de Ucrania durante meses, y algunas personas ya habían comenzado a abandonar sus hogares. El presidente de la conferencia episcopal en el país vecino de Polonia instó a la gente a estar preparada para recibir a los refugiados.

Retrato del CARDINAL JEAN-CLAUDE HOLLERICH
El cardenal Jean-Claude Hollerich de Luxemburgo, presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea, en una foto del 16 de febrero, 2020. (Foto CNS/Stefano Dal Pozzolo, KNA)

En su declaración, el cardenal Hollerich dijo: “A la luz de la situación humanitaria emergente provocada por las hostilidades en curso, hacemos un llamado para que acojan a los refugiados que huyen de su patria en Ucrania, de la guerra y la violencia y buscan protección internacional. Es nuestra vocación, nuestra responsabilidad y nuestro deber acogerlos y protegerlos como hermanos y hermanas”.

Tetiana Stawnychy, presidenta de Cáritas Ucrania, advirtió que las acciones rusas “conducirían inevitablemente a una catástrofe humanitaria enorme. Es imposible creer que en el siglo XXI, en el centro de Europa, la gente tenga que despertarse a las 5 de la mañana con explosiones y el sonido de sirenas antiaéreas”.

Cáritas, la organización internacional de organizaciones benéficas católicas como Catholic Relief Services y CAFOD, lanzó un llamamiento de emergencia para apoyar a Cáritas Ucrania.

“Necesitamos su apoyo para tener la oportunidad de responder a la crisis humanitaria y ayudar a las personas afectadas por la guerra”, dijo Stawnychy.

Antes de los ataques rusos, Cáritas Ucrania tenía personal y voluntarios capacitados para ayudar a satisfacer las necesidades de las comunidades locales y fortalecer su red. También prepararon centros temporales para acoger y ayudar a las personas que se vieron obligadas a huir de sus hogares.

“Antes del ataque, ya había 2.9 millones de habitantes locales a ambos lados de la línea de contacto que necesitaban asistencia humanitaria”, dijo Stawnychy. “Hoy, ese número está aumentando exponencialmente”.

Las autoridades rusas dijeron que los ataques en varias ciudades ucranianas solo alcanzaron objetivos militares, pero un portavoz de la Iglesia católica ucraniana con sede en Roma dijo que líderes católicos buscaban refugio del bombardeo debajo de la catedral de Kiev. Un portavoz del Kremlin dijo que los ataques no eran una guerra, sino la “desmilitarización y desnazificación” de Ucrania.

En una declaración conjunta emitida después de una reunión en Bonn, Alemania, los líderes de las iglesias católicas y protestantes de Alemania pidieron el fin inmediato de la invasión rusa, el respeto del derecho internacional y esfuerzos de paz concretos por parte de todas las partes involucradas.

“Rusia debe detener de inmediato los ataques militares y reconocer plenamente la integridad territorial de Ucrania. El ataque de Rusia a Ucrania pone en peligro el proyecto de paz europeo”, dijo el obispo Georg Bätzing, presidente de la conferencia episcopal alemana, y Annette Kurschus, presidenta del consejo de las iglesias protestantes alemanas. “Como cristianos, creemos que la paz es posible y que las puertas cerradas se pueden abrir de nuevo”.

En Moscú, el patriarca ortodoxo ruso Kirill pidió a “la totalidad de la Iglesia ortodoxa rusa que ofrezca una oración especial y ferviente por la pronta restauración de la paz”.

Hizo un llamado a “todas las partes en el conflicto para que hagan todo lo posible para evitar víctimas civiles” e instó a la ayuda humanitaria para los desplazados por la guerra.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share