CNEWA Español

Benedicto XVI: La Búsqueda de Dios por Parte de un Hombre

“¡Señor, te amo!”

Estas son las últimas palabras, se ha informado, susurradas por el Papa Emérito Benedicto XVI horas antes de su muerte. Estas son las palabras de alguien cuya vida fue consumida, en lo personal y público, por su encuentro continuo y entrega total al Señor.

En su primera homilía como recién elegido obispo de Roma, Benedicto XVI recordó la homilía de San Juan Pablo II cuando comenzó su servicio como Papa: “¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo!” Juan Pablo II animó a todos, especialmente a los jóvenes, a no temer una pérdida de libertad al permitir que Cristo entre en sus vidas. Benedicto XVI reafirmó el desafío de su predecesor y querido amigo en aquella homilía, declarando:

Queridos jóvenes: ¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida.

El pasado sábado, 31 de diciembre de 2022, el Papa emérito Benedicto XVI atravesó las puertas de la muerte hacia la plenitud de la vida eterna. El mundo y la iglesia lloran la pérdida de este humilde, gentil y siervo de Dios.

Nacido Joseph Ratzinger en Marktl am Inn, Alemania, en 1927, Benedicto XVI —filósofo, teólogo, obispo, miembro del Colegio Cardenalicio, Papa— fue un hombre de profunda piedad, intelecto imponente, defensor de una eclesiología de comunión, ecumenista y discípulo comprometido del diálogo interreligioso. Y amaba la música, especialmente las obras de Mozart.

El Papa Benedicto XVI abraza al Patriarca Ecuménico Bartolomé de Constantinopla.
El Papa Benedicto XVI abraza al Patriarca Ecuménico Bartolomé de Constantinopla durante la Misa que marca la fiesta de San Pedro y San Pablo, el 29 de junio de 2008, en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. (foto: CNS/Tony Gentile, Reuters)

Se lee en el corpus de sus escritos, y se observa en su ministerio pastoral, una dedicación al “quaerere Deum”, la búsqueda de Dios. Pidió a los cristianos de Oriente Medio que hagan “un retorno decidido e inequívoco, cada uno según su vocación, al quaerere Deum, a la búsqueda de Dios, que ayuda a definir y vivir en verdad la relación con Dios, con el prójimo y consigo mismo”. (“Ecclesia in Medio Oriente” 2012, n.54).

Esta búsqueda se encontró en la dedicación de Benedicto a lo que es verdadero, bueno y bello. En sus viajes señaló las formas en que lo bueno y lo bello de las culturas locales se enriquecieron con la fe y la fe se enriqueció por lo bueno y lo bello de las culturas.

En su juventud experimentó el horror y la maldad del nazismo y la violenta interrupción de la guerra. Después de estudios formales en filosofía y teología, fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1951. Después de los estudios de doctorado, comenzó una carrera como profesor universitario. De 1962 a 1965 estuvo presente durante las sesiones del Vaticano II, sirviendo como asesor teológico del arzobispo de Colonia. A lo largo de su vida, reflexionaría sobre el significado histórico del Vaticano II. En su discurso anual de Navidad en 2005, Benedicto XVI identificó la clave interpretativa para una comprensión adecuada del concilio como la de una “hermenéutica de la reforma”.

En 1977, el Papa Pablo VI lo nombró arzobispo de Munich y Freising. Eligió como lema episcopal, “cooperatores Veritatis”. Su lema caracterizaría la búsqueda de Dios de su vida y el esmero de su testimonio hacia la relación integral entre la fe y la razón.

El recién elegido Papa Juan Pablo II saluda al Cardenal Joseph Ratzinger de Munich y Freising en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.
El recién elegido Papa Juan Pablo II saluda al Cardenal Joseph Ratzinger de Munich y Freising en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 22 de octubre de 1978. (foto: CNS/L’Osservatore Romano/KNA)

Creado cardenal por el Papa Pablo VI en 1977, fue nombrado prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe por el Papa Juan Pablo II en 1981. Como prefecto, abordó el flagelo del abuso sexual clerical de menores y otras personas vulnerables que asolan a la iglesia, sirvió en comisiones bíblicas y teológicas, desempeñó un papel crítico en la preparación y la redacción del Catecismo de la Iglesia Católica y participó en la vida de múltiples concilios dentro de la Curia Romana, incluida la Congregación para las Iglesias Orientales, a la que pertenecen CNEWA y su agencia operativa en Oriente Medio, la Misión Pontificia.

El 8 de abril de 2005, el Cardenal Joseph Ratzinger, como decano del Colegio Cardenalicio, presidió la misa funeral en la Plaza de San Pedro del Papa Juan Pablo II. Pocos días después, el 19 de abril, fue elegido Papa, seleccionando el nombre de Benedicto. Tras su renuncia al papado en febrero de 2013 y la elección del Papa Francisco, el Papa Emérito Benedicto XVI vivió en el Monasterio Mater Ecclesiae en el Vaticano, donde murió.

La vida de Benedicto XVI estuvo enraizada en un encuentro radical y transformador con Cristo. En su encíclica, «Deus Caritas Est» (2005), escribió con sencillez y con su claridad habitual sobre el significado de ser cristiano:

Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva.

Ser cristiano es un encuentro continuo de transformación en él, con él, a través de él. Es una transformación del corazón traspasado por la inmersión en el encuentro personal más íntimo con el Señor, especialmente en la oración.

Benedicto XVI fue un hombre de oración que amó y apreció la vida de oración como sacerdote, obispo y Papa. El Papa emérito conoció, amó y  vivió las grandes tradiciones litúrgicas de la Iglesia, consciente de que la Iglesia en la oración transforma a cada persona y, en consecuencia, al Cuerpo de Cristo, ¡la Iglesia!

¿Cómo se puede familiarizar más con la vida y el pensamiento del Papa Emérito Benedicto XVI? Mi recomendación es leer su gran trilogía, Jesús de Nazaret (2007, 2011, 2012). En esta breve obra de tres volúmenes, los lectores observarán no sólo su erudición, sino que sentirán la presencia de alguien que deseaba compartir con el mundo su búsqueda de un encuentro personal con el Señor.

En estos últimos días de la temporada navideña celebramos la fiesta de la Epifanía del Señor, el momento en que los Reyes Magos siguieron la estrella que los condujo al Jesús recién nacido. Benedicto, profundamente versado en la sabiduría de los escritores cristianos orientales, cita la visión de San Gregorio Nacianceno, es decir, que cuando los Reyes Magos llegaron al lugar para adorar a Jesús, “la astrología llegó a su fin, ya que las estrellas a partir de entonces trazaron la órbita determinada por Cristo”.

El Papa Benedicto XVI lleva una vela durante la Misa de la Vigilia Pascual en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.
El Papa Benedicto XVI lleva una vela durante la Misa de la Vigilia Pascual en la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 7 de abril de 2012. (foto: CNS/Paul Haring)

Durante este tiempo de Navidad y Epifanía, es útil recordar las palabras de Benedicto sobre el significado de la estrella que guió a los Reyes Magos: “… No es la estrella la que determina el destino del niño, es el niño el que dirige la estrella”.

Oramos por el Papa emérito Benedicto XVI, e invocamos la poderosa intercesión de la Santísima Virgen María, a quien, junto con los santos, Benedicto vio como paradigmas del encuentro personal y la entrega al misterio de Dios.

Finalmente, pidamos la gracia, una vez al día, de pronunciar las palabras: “¡Señor, te amo!”


Monseñor Peter I. Vaccari es presidente de la Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente, CNEWA y la Misión Pontificia.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente en español?

Vee página en español

share