CNEWA Español

En Ucrania: Ningún Lugar Donde Ir

Nina Kostenko estaba sola en su casa cuando los misiles rusos comenzaron a aporrear Mariupol.

La ciudad portuaria, llamada en honor a la Madre de Dios, en el sur de Ucrania fue un objetivo principal en la primera ola de ataques de Rusia en una invasión no provocada del país el 24 de febrero de 2022. 

Sin ningún lugar a donde ir, la mujer de 84 años se refugió en su frío sótano. Pasaron siete días hasta que decidió armarse de valor e ir donde sus vecinos. 

“Vi misiles volando sobre mí. Estaba caminando por la calle y todo estaba destruido”, le dijo a la revista ONE. “Toda la ciudad estaba en guerra. Todo estaba en llamas. Los agujeros de los proyectiles eran enormes. En nuestro jardín, tenían hasta 10 metros [33 pies] de profundidad”.

“Caminé y caminé”, dijo. “Dios me salvó y no fui lastimada”.

Cuando la señora Kostenko llegó a la casa de sus vecinos, notó que el techo había colapsado y sus ventanas estaban rotas. Aún así, la acogieron.

“Me aceptaron. Tenía un resfriado fuerte”, dijo.

Se quedó con ellos durante dos meses, antes de regresar a casa y encontrar la mitad de su casa destruida por los bombardeos. Se quedó allí 45 días antes de que un equipo de voluntarios la evacuó a Zaporizhzhia. Para entonces, Mariupol había caído bajo ocupación rusa.

Kostenko describió lo que vio cuando los voluntarios la sacaron de la ciudad.

“No podía reconocerla. Quedó completamente destruida. Nuestra ciudad era tan hermosa”, dijo.

“¿Por qué fueron tan crueles con nosotros, los ciudadanos de Mariupol?”, continuó entre lágrimas. “Mucha gente murió: mis vecinos, conocidos. Murieron bajo los escombros de sus hogares”.

Su hijo la encontró en Zaporizhzhia y la llevó a Lviv, donde estaba recibiendo tratamiento como paciente hospitalizada en el Hospital Sheptytsky. El hospital, financiado en parte por CNEWA, está especializado en cuidados paliativos, pero ha estado admitiendo a desplazados internos en varios estados de pobres condiciones de salud desde que comenzó la guerra.

Kostenko se sentó en su cama de hospital, envuelta en una chaqueta de vellón azul de dos tonos, mientras compartía sus recuerdos de las primeras semanas de la guerra. Sin dentadura, habló tan rápido como pudo empujar las palabras. Expresó su pesar por los que murieron en el bombardeo del Teatro Dramático Regional Académico de Donetsk el 16 de marzo, 2022, donde al menos 1.000 personas, incluidos niños, se refugiaban durante los ataques aéreos. Ella había trabajado como conserje en el teatro durante 10 años, dijo. 

“¿Y cuántas personas perecieron allí?”, preguntó retóricamente. “Tantos”.

Associated Press informó que encontró evidencia que indica que 600 personas murieron en el bombardeo de ese día, uno de los ataques más mortíferos conocidos contra civiles en la guerra hasta la fecha. 

“Viví solo por Dios”, dijo la señora Kostenko sobre su terrible experiencia. “Preservé a Dios en mi corazón y le pedí que me ayudara, no solo a mí, sino a todas las personas que estaban en esta guerra aterradora”.

Konstantin Chernichkin realizó la entrevista en ucraniano. Mariana Karapinka proporcionó la traducción al inglés y David Aquije al español.

Sobre el autor: Laura Ieraci

Laura Ieraci es directora de la la revista ONE.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share