CNEWA Español

Hermanos Comparten el Sueño del Hermano Mayor de Construir una Iglesia

Seis hermanos, todos en sus años dorados, se han unido para apoyar al hermano mayor entre ellos en la realización de su sueño de toda la vida de construir una iglesia, aunque la ubicación fue una sorpresa.

Ted Pollock, de 89 años, se retiró de su negocio en Yakima, Washington, hace solo tres años, y la venta en 2021 de la pista de carreras de la que era dueño y operó durante décadas finalmente le dio la posibilidad de cumplir su sueño, que dijo que estuvo presente para él durante toda su vida.

“Fue en el vientre de mi madre que tuve el sueño de construir una iglesia antes de morir”, dijo. “Pero nunca había imaginado que la iglesia estaría en Etiopía”.

Cuando los costos involucrados en la construcción de una iglesia en los Estados Unidos resultaron prohibitivos, Ted se conectó con la Asociación Católica de Bienestar del Cercano Oriente (CNEWA) a través de su hermano menor, David, quien por mucho tiempo ha brindado apoyo a la agencia papal con sede en Nueva York dedicada a apoyar el trabajo pastoral y humanitario de las iglesias orientales.

“Tenían la tierra [en Etiopía] y necesitaban construir una iglesia, y yo podía hacerlo”, dijo Ted. “Es una gran sensación”.

David manejó todos los detalles de construcción y financiamiento en nombre de su hermano con el oficial de desarrollo de CNEWA, Haimdat Sawh, quien dijo que el proyecto en Arekit, una aldea rural en la eparquía católica etíope de Emdibir, se ha expandido más allá de la construcción de la iglesia a petición de la familia Pollock. Ahora incluirá un pozo y la compra y desarrollo de lotes adyacentes para un jardín comunitario.

“Podemos evangelizar toda el área debido al pozo de agua”, dijo David, quien vive en Conroe, Texas. “De esta manera, la iglesia se convertirá en el centro de la comunidad”.

Emdibir, situada a unas 120 millas al suroeste de la capital del país, se encuentra entre las zonas pacíficas de Etiopía, que continúa luchando contra el hambre y los disturbios civiles después de una guerra de dos años en la región norte de Tigray.

La capilla actual en Arekit sirve a unas 200 familias. La construcción de la Iglesia Bata Lemariam (Iglesia del Santo Salvador) está en marcha y se espera que demore aproximadamente un año en completarse.

Los hermanos se sintieron conmovidos por el video que recibieron la primavera pasada de la ceremonia de colocación de la piedra en Arekit, en la que el obispo Musie Gebreghiorghis de Emdibir, les agradeció personalmente.

“Hoy es un gran día para esta área”, donde los fieles “han soñado” con este momento, dijo el obispo Gebreghiorghis en su mensaje grabado. “Nunca han tenido una iglesia grande. Han estado rezando en una pequeña choza, en muy malas condiciones. Hoy, gracias a su contribución, su apoyo financiero, podremos construir una iglesia decente”.

El obispo respondió a las críticas de usar fondos para una nueva iglesia cuando muchas personas están sufriendo y muriendo de hambre, diciendo que Jesús alimentó a los hambrientos y predicó el Reino de Dios.

“Esa es también la misión de nuestra Iglesia Católica”, dijo. “La Iglesia Católica se ocupa del desarrollo integral de la persona humana. Predicamos el Evangelio pero, también, alimentamos a los hambrientos”.

Señaló la escuela primaria católica adyacente a la propiedad de la iglesia. “Donde construimos la iglesia, lado a lado, construimos escuelas, clínicas, actividades para el desarrollo de la comunidad”.

“El desarrollo viene a través de personas que creen en Dios, que creen en la fraternidad, como ha dicho el Papa Francisco en su encíclica. Todos somos hermanos. Y, por lo tanto, la fraternidad viene a través de la fe en Dios y a través de la fe en la dignidad de la persona humana, que es creada a imagen y semejanza de Dios”, dijo.

Desde la ceremonia de colocación de la piedra a mediados de marzo, dijo David, sus cinco hermanas: Margaret, de 93 años; Dorothy, de 91 años; Judy, de 80 años; Patsy, de 79 años, y Linda, de 76, también se han unido para apoyar el proyecto.

“Somos una familia muy unida”, dijo. Otros cuatro hermanos y una hermana han fallecido.

David, de 83 años, recordó los desafíos al crecer con sus hermanos en Castleton, Dakota del Norte. Su padre, un agricultor que recurrió a la construcción para ganar un mejor salario, murió en un lugar de trabajo cuando David tenía 4 años.

Los siete hermanos sobrevivientes de la familia Pollock, fotografiados en 2015, apoyan la construcción de una iglesia en Arekit, Etiopía. Fila de atrás, de abajo a la izquierda a arriba a la derecha: Patsy, Ted, Linda, Jude y Dorothy. Primera fila, de izquierda a derecha: Margaret y David. (foto: cortesía de David Pollock)

La familia dependía de la asistencia social y luchaba para llegar a fin de mes. Su madre trabajaba turnos nocturnos de seis horas en el teatro local, ganando $3 por noche, lo que era insuficiente para mantener a 12 niños. David y su hermano Donny complementaban esos ingresos, lustrando zapatos en la taberna local.

“No teníamos nada”, dijo David. “Pero superamos todo eso. Todos éramos buenos niños y crecimos para ser una hermosa familia”.

David y sus hermanos estaban familiarizados con el Oriente cristiano a través de su abuela, que era ortodoxa. Habían adorado en la Iglesia Ortodoxa en la infancia, pero finalmente comenzaron a asistir a la Iglesia Católica local y todos fueron recibidos en la Iglesia Católica al mismo tiempo.

Asistían a la escuela católica y a la iglesia todos los domingos, guardaban los primeros viernes y rezaban el rosario en familia. La iglesia y una fe fuerte han sido constantes a lo largo de sus vidas, dijo. También fue testigo de la cercanía de Jesús que experimentó cuando era adolescente y de muchos momentos de misericordia, incluido un rescate milagroso de una situación que amenazaba su vida.

A los 17 años, se unió al ejército y sirvió durante tres años, antes de pasar a la industria del papel y luego comenzar una carrera de 30 años en Merrill Lynch como asesor financiero.

Base de las columnas en una iglesia en construcción en Etiopía.
Las bases y las columnas de carga de la Iglesia Bata Lemariam (Iglesia del Santo Salvador) en Arekit, Etiopía, se completaron a mediados de mayo. (foto: cortesía de CNEWA Etiopía)

“El Señor ha bendecido mucho a nuestra familia”, dijo.

Esta primavera, todas sus hermanas “compraron” la idea de realizar el sueño de Ted como un proyecto familiar “de inmediato”, agregó.

Cuando se le preguntó por qué esperó tanto tiempo para encontrar un proyecto de construcción de iglesias, Ted dijo: “Estaba buscando la oportunidad cuando pudiera pagarla. No estaba buscando hacerlo durante un tiempo en particular”.

“Dios ha sido bueno para ayudarme a hacerlo”.

Laura Ieraci es directora de la la revista ONE.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente en español?

Vee página en español

share