CNEWA Español

Iglesias Orientales en las Calderas del Mundo

El trabajo y el testimonio de las iglesias orientales fueron destacados en la Conferencia de Medios Católicos de este año en Atlanta con un panel titulado “Conflicto, Crisis y Esperanza: Los Católicos Orientales en las Calderas del Mundo”.

El heroico trabajo y testimonio de las iglesias orientales en algunas de las regiones más conflictivas del mundo fue destacado en la Conferencia Anual de Medios Católicos celebrada en Atlanta del 18 al 21 de junio. 

“Conflicto, Crisis y Esperanza: Los Católicos Orientales en las Calderas del Mundo”, un panel de 75 minutos en el último día de la conferencia, puso de relieve los esfuerzos y desafíos de las iglesias orientales que atienden las necesidades humanas y espirituales de las personas a su cuidado en medio de la convulsión que se viven en Ucrania, Etiopía y Tierra Santa.

Tres oradores que representan a estas regiones se unieron a la conferencia a través de Zoom: el arzobispo Borys Gudziak de la archieparquía greco-católica ucraniana de Filadelfia, el obispo Tesfaselassie Medhin de Adigrat, Etiopía, y Joseph Hazboun, director regional de CNEWA-Misión Pontificia para Palestina e Israel. 

El panel fue organizado y patrocinado por la Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente para destacar el 50 aniversario de su publicación insignia, la revista ONE.

Michael La Civita, director ejecutivo y director de comunicaciones de CNEWA, moderó el panel. Inició el debate estableciendo el contexto: “Las comunidades católicas en el Medio Oriente, el noreste de África, India y Europa del Este, cuyos pueblos son atendidos por la Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente, están en el centro de los acontecimientos que suceden allí”.

Él recordó haber cubierto acontecimientos históricos significativos en estas regiones —la caída del comunismo y el comienzo de un proceso de paz en Tierra Santa, por ejemplo— desde que comenzó con la revista ONE en 1989.

“Las iglesias orientales no solo se vieron directamente afectadas por estos grandes acontecimientos, sino que funcionaron como ‘influyentes de la época’ para forjar lo que los creyentes esperaban que fuera un futuro para el bien común para todos”, dijo. “Qué ingenuos podemos haber sido”.

Dirigiéndose a los participantes de la conferencia de Leópolis, Ucrania, el arzobispo Gudziak habló sobre la muerte, el desplazamiento y el trauma que han resultado en Ucrania desde que Rusia lanzó una guerra a gran escala en 2022. El arzobispo subrayó la muerte de más de 100.000 soldados ucranianos y hasta 50.000 civiles en zonas bajo control ucraniano.

“No hay conteo en el área ocupada por Rusia”, dijo.

De los 8 millones de personas que huyeron de Ucrania, 2 millones han regresado. Los 4 millones de personas que actualmente están desplazadas internamente han sido alojadas “en algún lugar, por alguien”.

“Las comunidades, los hogares, las personas comparten sus casas”, explicó.

“En estas circunstancias, la gente aumenta muy rápido”, dijo, refiriéndose al impacto de la guerra en los estudiantes de la Universidad Católica Ucraniana, que dirige como presidente. La universidad recibió a miles de personas desplazadas, en particular a aquellas con discapacidad. Varios miembros de la comunidad universitaria, estudiantes y ex alumnos, han muerto en primera línea de batalla, agregó.

“En tiempos difíciles, la gente se une”, continuó. “La guerra le da a la gente misericordia para responder. La iglesia está allí, los obispos están allí, los sacerdotes están allí, las hermanas están allí, y eso es muy importante. Eso le da apoyo a la gente”.

El arzobispo describió cómo monasterios, conventos y otras casas religiosas dirigidas por órdenes religiosas cercanas a las líneas del frente de batalla, se han “convertido en centros de ayuda humanitaria” que también brindan “un significado espiritual y moral”.

“La gente siente que tiene íconos de Dios frente a ellos. La iglesia está ahí. Ahí donde hay dolor. Allí donde tienen hambre. Está allí donde se producen las alertas de bombas, o donde efectivamente caen las bombas”.

“Por lo tanto, hay sufrimiento, pero también un gran valor y esperanza, que la iglesia apoya, la iglesia anuncia y la iglesia alienta”.

Abune Medhin, que habló a los participantes desde Roma, describió cómo los sacerdotes, religiosos y trabajadoras laicos de su eparquía se mantuvieron cerca del pueblo que sufría durante la guerra de dos años entre el Frente Popular de Liberación de Tigray y las fuerzas etíopes. Ese conflicto, y los desastres humanitarios y ambientales que siguieron, mataron a unas 600.000 personas; unas 5 millones de personas siguen desplazadas.

Describió cómo, durante unos dos años, hubo “conflictos, bloqueos y asedios y no hubo absolutamente ninguna salida para la comunicación”.

“Adigrat ha sido destruido, rendido”, dijo. “La Iglesia Católica se mantuvo bastante fuerte. Todos los misioneros, mis sacerdotes, permanecieron en sus respectivos puntos de misión”, y esto ha ayudado con los esfuerzos actuales hacia la curación, la reconstrucción y la restauración.

El obispo dijo que no había defensa “que nos ayude de ninguna manera”.

“Si sobrevivimos”, remarcó, fue gracias al “sentido de solidaridad” y a las oraciones de los demás, alentadas por el Papa Francisco.

Los medios de comunicación extranjeros, a los que se les prohibió la entrada en Tigray durante la guerra, todavía no pueden entrar e informar desde la región, dijo el obispo, subrayando el importante papel del periodismo católico a través de las agencias de las redes eclesiásticas, como CNEWA, para “presentar la realidad desde el terreno y luego también para dar esperanza a la gente”.

Actualmente, la iglesia en Adigrat está acompañando a aquellos que sufren el trauma de la guerra y tratando de detener el creciente problema de la emigración, especialmente entre los jóvenes, proporcionando oportunidades de formación profesional y un medio para ganarse la vida y permanecer en el país, dijo.

“Saben, los asuntos físicos se pueden reparar muy pronto, pero el aspecto humano, esto llevará mucho tiempo”.

“Queremos ser instrumentales”, agregó el obispo sobre los esfuerzos de su eparquía. “Queremos convertir nuestros proyectos de resolución de conflictos en instituciones de resiliencia y construcción de paz. Y sus medios de comunicación pueden ayudarnos a estabilizar estos establecimientos en el terreno, con investigación y desarrollo comunitario”.

Desde Jerusalén, Hazboun dijo que la capacidad de la iglesia para responder a las necesidades en Gaza desde que estalló el conflicto entre Israel y Hamás en octubre ha sido “muy desafiante”. Sin embargo, a mediados de junio, dos proyectos administrados por la iglesia en Gaza han logrado proporcionar un suministro constante de alimentos y agua potable a quienes están bajo su cuidado.

En la Cisjordania ocupada, un país altamente dependiente del turismo, el conflicto ha provocado una crisis de desempleo que ha sumido a muchas familias en la necesidad. Los grupos eclesiásticos, apoyados por CNEWA, están trabajando para ayudar a estas familias.

«Es importante darse cuenta de la realidad en la que opera la iglesia en esta pequeña tierra, para que podamos entender las complejidades”, dijo.

Los cristianos representan menos del 1% de una población de 14 millones en Tierra Santa, “pero las contribuciones de la iglesia son realmente considerables”. En la actualidad, las instituciones administradas por la iglesia suman 298 y atienden a 2,5 millones de personas.

En respuesta a una pregunta de un periodista, Hazboun informó que el Hospital Al Ahli de Gaza, financiado por CNEWA, sigue funcionando “en condiciones muy difíciles, con falta de equipos y suministros médicos y medicinas”, a pesar de ser uno de los primeros sitios golpeados en la respuesta militar de Israel a la incursión mortal liderada por Hamás en Israel el 7 de octubre.

Aunque bien varias otras clínicas financiadas por CNEWA han sido destruidas, CNEWA continúa apoyando «una serie de puntos médicos» en Gaza, agregó.

Como directora de la revista, Laura Ieraci habló sobre el papel del periodismo en la cobertura de las iglesias orientales con precisión, contexto, equilibrio y equidad. El periodismo católico, practicado con integridad, permite a los católicos estar informados sobre el sufrimiento de sus hermanos y hermanas y responder a través de la oración, la solidaridad y la acción, dijo.

De izq. a dcha.: Michael J.L. La Civita, director de comunicaciones de CNEWA, y Laura Ieraci, directora de la revista ONE, durante el panel sobre la realidad de las iglesias orientales en las regiones en crisis en la Conferencia Católica de Medios de Comunicación, el 21 de junio. (foto: Gerald Wutkowski)

“Este tipo de periodismo está al servicio de la iglesia, a través de lo que yo llamo ‘activar’ nuestra doctrina social católica a nivel del terreno con la información que necesitamos para participar en la oración, la solidaridad y luego en la acción”, dijo. “Lo que llamo ‘periodismo católico de doctrina social.’”

“Como católicos, estamos preocupados por toda la humanidad y por la salvación del mundo entero. Por lo tanto, nos corresponde a nosotros, como periodistas católicos, con esta visión que tenemos para con toda la humanidad, llevar estas historias a nuestras audiencias”, dijo, “para recordarles que esto también es lo que significa ser católico”.

“Yo también añadiría la dignidad humana”, dijo La Civita. “Probablemente sea para nosotros más urgente hoy que hace cinco años expresar realmente nuestra identidad católica y tener historias… [sobre] lo que la iglesia está pasando y cómo las iglesias, a través de líderes como los que se han reunido aquí hoy, están a la vanguardia de la preservación de la dignidad humana y de hacer ese llamado”.

En el desayuno patrocinado por CNEWA anterior al panel, Mons. Peter I. Vaccari, presidente de CNEWA, entregó al arzobispo Gudziak el Premio Fe y Cultura de CNEWA por su destacado trabajo en la defensa y promoción de la dignidad humana. El director de comunicaciones del arzobispo recibió el premio en su nombre.

Laura Ieraci es directora de la la revista ONE.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente en español?

Vee página en español

share