CNEWA Español

Peregrinos de Paz en Tierra Santa

El cardenal Fernando Filoni, Gran Maestre de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén, realizó una peregrinación a Tierra Santa como signo de paz y diálogo durante la guerra en curso entre Hamás e Israel.

“El Gólgota de hoy está en Gaza”, dijo un transeúnte mientras el cardenal Fernando Filoni caminaba por las calles desiertas de Jerusalén, a lo largo de la Vía Dolorosa, durante su Peregrinación de la Paz a Tierra Santa del 28 de diciembre al 3 de enero.

El cardenal, que es Gran Maestre de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén, una antigua orden de caballería de la Iglesia católica arraigada en Tierra Santa, hizo la peregrinación como signo de paz y diálogo durante la guerra en curso entre Hamás e Israel. Estuvo acompañado por el embajador Leonardo Visconti di Madrone y François Vayne, gobernador general y director de comunicaciones de la orden, respectivamente.

“Esta pequeña delegación ha pensado que, en un momento tan difícil en el que la guerra parece tener la última palabra, en un momento tan difícil, desde el punto de vista humanitario, y mientras Tierra Santa ha perdido la fuerza proviene de los peregrinos, el nuestro ha sido un gesto que ha querido ser de apoyo humano y social, y de solidaridad con los muchos sufrimientos tanto del pueblo israelí como del palestino”, dijo el cardenal Filoni en una entrevista con CNEWA.

Explicó que la peregrinación tenía un significado “politico” en el sentido de que la reanudación de las peregrinaciones significaba trabajo para las muchas familias que actualmente no lo tienen.

“Las peregrinaciones son también un gesto de solidaridad internacional con los pueblos que habitan Tierra Santa, así como un signo de paz, concordia y respeto por aquellos lugares que están afectados por la guerra y que llevan el estigma de la violencia”, dijo.

La peregrinación, continuó, fue “un ejercicio de paz y un signo para decir que no aceptamos la guerra como la solución definitiva a los problemas, porque los problemas tienen que resolverse a través de la justicia y, para eso, es necesario sentarse alrededor de una mesa, y las grandes religiones monoteístas que se inspiran en principios de paz pueden empujar,  para que los problemas puedan resolverse en el diálogo entre las partes interesadas”.

El cardenal Filoni, que también es prefecto emérito de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y gran canciller emérito de la Pontificia Universidad Urbaniana, dijo que los cristianos tienen la tarea de exigir a las autoridades que respeten los derechos humanos y civiles de todos, porque sin ellos la vida política no puede tener futuro ni en Palestina ni en Israel.

Refiriéndose al papel de la Iglesia local en Tierra Santa en la promoción de la paz, la unidad y el diálogo, el cardenal Filoni dijo que entre las diferentes comunidades de una sola Iglesia, como la latina, la ortodoxa, la melquita y la copta, todas tienen un papel en la vida de los palestinos cristianos y un papel que desempeñar en la vida de Palestina e Israel.

“Creo que la Iglesia, en un sentido amplio, y los cristianos tienen un papel moderador entre la realidad de Israel y la realidad de Palestina: pueden fomentar un diálogo porque no reclaman la tierra como una realidad política o geográfica, sino que simplemente exigen el respeto de los derechos fundamentales de las diversas comunidades religiosas en el territorio, ya sean judíos,  musulmanes o cristianos”.

“Como cristianos, no tenemos un papel político en sentido estricto. Ese papel corresponde a los dirigentes israelíes y palestinos, así como a las fuerzas políticas internacionales”.

“Están llamados a encontrar soluciones de convivencia pacífica”.

El cardenal Filoni, que fue el nuncio papal en Irak durante la invasión estadounidense en 2003, explicó que la situación que vivían los cristianos en Irak en ese momento, y la situación de los cristianos en Gaza, son bastante diferentes.

“Los cristianos en Irak se sienten ciudadanos de su país. Algunos líderes incluso han dicho que son la verdadera comunidad originaria del país. En Tierra Santa, es necesario que todas las comunidades que la habitan, tanto religiosamente, como política y socialmente, se sienten alrededor de la misma mesa para discutir cómo resolver los problemas. Creo que los cristianos debemos fomentar este camino de diálogo y discusión para el respeto de los derechos de todos”.

“En una microrregión como Tierra Santa, no se puede pensar que Gaza o Israel puedan vivir solos”.

“Gaza y Palestina pueden vivir junto a Israel, e Israel puede vivir junto a ellos, pero esto requiere respetar los derechos de todos a vivir en esta tierra que es su tierra y que siempre, por su historia cultural, ha sido un destino para los peregrinos por el carácter sagrado que representa para muchos. Incluso los peregrinos, ya sean judíos, cristianos o musulmanes, aunque no sean ciudadanos, tienen derecho a frecuentarla, a encontrarse y a vivir allí su experiencia de fe”.

Durante la peregrinación, el cardenal se reunió con los obispos y sacerdotes del Patriarcado Latino, celebró una misa en la iglesia del Santo Sepulcro, se reunió con la comunidad franciscana encargada de mantener la presencia católica allí y visitó una parroquia cristiana palestina en Taybeh, Palestina. En Jerusalén, la delegación visitó la Abadía de la Dormición y habló con el abad benedictino Nikodemus Schnabel sobre las dificultades asociadas con el aumento del extremismo religioso en las comunidades judías. Luego, la delegación peregrina rezó con la comunidad benedictina en el lugar donde, según la tradición, murió la Virgen María, rodeada de los apóstoles.

De izquierda a derecha, el embajador Leonardo Visconti di Modrone, gobernador general, François Vayne, director de comunicaciones, Sami El-Yousef, director ejecutivo del Patriarcado Latino, y Joseph Hazboun, director regional de CNEWA-Misión Pontificia, se unen a la celebración de la Misa concelebrada por el cardenal Filoni y el cardenal Pizzaballa. (foto: cortesía de la Oficina de Comunicaciones del Patriarcado Latino de Jerusalén)

La peregrinación incluyó visitas a las familias que enfrentan grandes problemas sociales debido a la carencia de trabajo.

“No queríamos perdernos el contacto directo con la realidad que sufre sobre ese suelo. Por eso quisimos reunirnos con varias familias que cargan con el drama de la falta de trabajo y que además viven en condiciones socioambientales muy precarias”, dijo.

“Creo que en este momento en particular, junto a los grandes problemas fundamentales de la convivencia entre las comunidades, no debe faltar el contacto directo con las micro-realidades que son las familias y que pueden ser olvidadas frente a los problemas más amplios y complejos”.

Como gran maestre de una orden cuyos miembros se encargan de apoyar a los pueblos y a las iglesias de Tierra Santa, animó a los cristianos a permanecer en su patria, Tierra Santa.

“Tenemos en el corazón esta misión que no sustituye a la iglesia local, el Patriarcado Latino de Jerusalén, sino que coopera con ella en plena armonía. Por lo tanto, la orden no tiene una tarea directa, sino que apoya el esfuerzo de la iglesia latina, para que los cristianos puedan permanecer en Tierra Santa y que esta tierra no se convierta en el sitio arqueológico de la vida y la fe cristianas”.

“Es por eso que la Orden del Santo Sepulcro contribuye a través de la solidaridad financiera, emocional y humana a apoyar las obras educativas y sociales del patriarcado y lo hace a través de la contribución de sus miembros, caballeros y damas de la Orden del Santo Sepulcro. Por lo tanto, la peregrinación realizada fue también una forma de llevar una ayuda sustancial que, generosa y espontáneamente, nuestros miembros pusieron a disposición en solidaridad para esta situación que la iglesia y el pueblo palestino e israelí están viviendo dramáticamente en este momento”.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share