CNEWA Español

Siria, Un Año Después del Terremoto

Ha pasado un año desde que un terremoto de magnitud 7,8 en Turquía y Siria devastó ambos países. Desde entonces, CNEWA-Misión Pontificia ha apoyado a las entidades con las que está asociada en Siria para proporcionar alimentos, refugio y apoyo psicosocial a los más vulnerables.

El 6 de febrero de 2023, un terremoto de magnitud 7,8 despertó a la población de Alepo, causando estragos en una ciudad ya devastada por más de 12 años de conflicto y colapso económico.

El terremoto inicial y los terremotos y las réplicas posteriores mataron a más de 50.000 personas en Turquía y Siria e hirieron a más de 10.000 en Siria.

“Las familias… han sido testigos de los largos años de guerra y crisis económica y, sin embargo, dicen que nunca han experimentado nada parecido al horror del terremoto”, dijo Michel Constantin, director regional de CNEWA-Misión Pontificia en Líbano, Siria y Egipto. Constantin visitó a socios y beneficiarios en Alepo poco después del terremoto inicial, el 20 de febrero de 2023, con Rita Sleiman Bishara, directora sénior de proyectos para Siria y Líbano.

El equipo regional de CNEWA, con sede en Beirut, respondió rápidamente y realizó un pedido de emergencia menos de 24 horas después del terremoto. El pedido recaudó más de 1,6 millones de dólares en fondos de emergencia para proporcionar ayuda en Alepo, Latakia, Homs y Hama hasta el 2024.

A medida que las necesidades sobre el terreno han cambiado desde el terremoto, también lo han hecho los esfuerzos de CNEWA-Misión Pontificia con sus socios, incluidos la Sociedad de San Vicente de Paúl, los Maristas Azules, los Padres Salesianos y los Padres Mequitaristas.

Michel Constantin, director regional de CNEWA en Beirut, visita a una familia en Alepo.
Michel Constantin, director regional de CNEWA en Beirut, visita a una familia en Alepo el 25 de febrero, una de cientos acogidas por la Sociedad de San Vicente de Paúl tras el devastador terremoto del 6 de febrero en Siria y Turquía. (foto: CNEWA Beirut)

La primera etapa de ayuda incluyó el suministro de comidas calientes, leche y pañales, medicinas y colchones, así como apoyo a los desplazados, como los miembros de la Sociedad de San Vicente de Paúl, que albergaron a más de 4.000 personas en los primeros días después del terremoto.

La segunda fase está en curso e incluye la entrega de mobiliario a más de 300 familias, paquetes de alimentos a unas 2.400 familias, renovaciones y reparaciones a más de 425 viviendas y programas psicosociales para aproximadamente 5.000 personas.

Para hacer frente a las reparaciones de las viviendas, un comité de obispos coordina los esfuerzos de socorro tras el terremoto y selecciona ingenieros para determinar el nivel de destrucción: (a) destrucción completa; b) que necesiten trabajos pesados; o (c) que necesite reparaciones menores. La participación de CNEWA-Misión Pontificia en el programa se centra en los hogares que necesitan reparaciones menores.

Después, CNEWA-Misión Pontificia y sus socios realizaron visitas domiciliarias para evaluar las necesidades y evaluar si los daños son consecuencia del terremoto o reflejan daños preexistentes. Una vez que se determina que los daños tienen relación con el terremoto, la agencia trabaja para hacer las reparaciones adecuadas y reemplazar los electrodomésticos o muebles dañados.

Personas visitan apartamento incendiado en Alepo.
El personal de CNEWA-Misión Pontificia visita el apartamento de Rawd Rafec en Alepo. Los terremotos masivos que azotaron Siria en febrero provocaron un incendio por fallas eléctricas que destruyó su casa. (foto: Raghida Skaff)

Otro elemento importante de la respuesta actual es la programación psicosocial, en particular para los niños. Muchos habitantes de Alepo tenían miedo de regresar a sus hogares, diciendo que querían permanecer en los centros eclesiásticos, porque sentían que no estaban afectados en sus estructuras.

Algunos niños dejaron de hablar o no podían completar sus tareas escolares debido al trauma.

“Pensábamos que estaban sordos por la fuerza de la explosión, pero resultó que no lo estaban”, dijo Constantin. “Podían oír y entender, pero no podían responder. Por lo tanto, necesitaban una intervención más profunda”.

Una iniciativa reciente entre CNEWA-Misión Pontificia y la Sociedad de San Vicente de Paúl lleva atención psicosocial a los jóvenes de Alepo. El programa piloto evaluó a cerca de 3.000 estudiantes en nueve escuelas para determinar cuáles eran los que más necesitaban apoyo psicosocial después del terremoto. Cincuenta niños, de 5 a 12 años, fueron seleccionados para recibir atención personalizada a través del programa.

“Había un niño que solo pensaba en la muerte”, dijo Darine Tawk, coordinadora de proyectos de CNEWA-Misión Pontificia. “Era muy agresivo… No quería vivir más”.

Después de unos meses de apoyo psicológico por parte de especialistas y docentes, hubo un cambio notable. “Su situación está mejorando. Sus calificaciones están mejorando”, dijo Tawk.

“Estos niños nacieron en la guerra, y luego experimentaron la guerra, el hambre, la economía y finalmente el terremoto”, dijo Imad Abou Jaoude, director del programa de CNEWA-Misión Pontificia para Siria e Irak. “Imagínate su situación”.

Sobre el autor: Olivia Poust

Olivia Poust es asistente de comunicaciones de CNEWA.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share