CNEWA

Prolongado Conflicto es ‘Vía Crucis’ para Población Local, dice Obispo Etíope

Un obispo católico etíope ha revelado la destrucción masiva, el sufrimiento y la pérdida de vidas que continúa arruinando a la gente de su eparquía desde que se desbordó la violencia debido al conflicto que estalló en Tigray hace 13 meses.

El obispo Lesanuchristos Matheos de Bahir Dar-Dessie describió la violencia como un “Vía Crucis” para su iglesia y sus fieles.

“Estamos todos bajo una gran tensión, dolor y tribulación, debido a las numerosas personas que se encuentran en éxodo, obligadas a dejar sus tierras y propiedades para salvar sus vidas y las de sus familias”, dijo en un mensaje emitido el mes pasado.

“Se pierden numerosas vidas, se saquean propiedades públicas y privadas”, incluidos hospitales, y se ha destruido la infraestructura, dijo.

El aspecto “más doloroso” de sus visitas al hospital, dijo, ha sido atender a niñas y jóvenes que reciben tratamiento por lesiones que sufrieron como víctimas de violencia sexual. Se ha acusado a los grupos armados de ambos lados del conflicto de utilizar la violación como arma de guerra.

El territorio de la Eparquía de Bahir Dar-Dessie está justo al sur de Tigray y se extiende por todo el país, de oeste a este.

El conflicto se extendió a la eparquía, cuando las fuerzas armadas alineadas con el antiguo partido gobernante, el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), se mudaron de Tigray y tomaron varias ciudades dentro de los límites de la eparquía, incluidas Dessie, Kombolcha y Kobo, mientras avanzaban hacia la ciudad capital de Addis Abeba. En el momento que se realizaba esta publicación, las fuerzas aliadas con el gobierno etíope habían retomado las ciudades.

Sin embargo, la infraestructura de la iglesia en esas áreas se ha deshecho en gran medida, ya que las comunidades religiosas y los trabajadores laicos se dispersaron y huyeron a un lugar seguro.

A principios del verano, las fuerzas del TPLF habían tomado el control de Kobo, donde los Padres Capuchinos dirigen la Iglesia de San José, un orfanato, una escuela primaria y una escuela secundaria. A principios de julio, los capuchinos huyeron con los 20 huérfanos a su cuidado como parte de un éxodo masivo de Kobo a Woldiya, a unas 34 millas al sur. Al menos uno de los edificios de los capuchinos resultó dañado. Los trabajadores de la salud, maestros y otros trabajadores laicos también huyeron de la ciudad.

Pero las Hermanas Ursulinas de Kobo, que dirigen una clínica y un jardín de infancia, decidieron quedarse para servir a la gente. Pero con la infraestructura de comunicaciones colapsada en Kobo, el obispo dijo que no ha recibido muchas noticias sobre las hermanas.

“La poca información que estamos recibiendo es de algunas personas que conocen a nuestras hermanas y que se han escapado del pueblo”, dijo. “Estamos preocupados por ellas, ya que no tienen suministros, especialmente alimentos y otros suministros”.

No ha ingresado “apoyo humanitario en la ciudad durante más de cuatro meses”, agregó.

Aunque la Iglesia Católica Etíope no tiene parroquias en varias ciudades del norte, como Nefas Mewcha, donde la violencia sexual y la destrucción de hogares, clínicas y otras instituciones sociales fueron desenfrenadas, su oficina social y de desarrollo está trabajando en estas áreas ofreciendo asistencia humanitaria. El personal ha descrito la situación en estos pueblos como “inimaginable”, dijo el obispo.

“Como cristianos con fe, todavía creemos que Dios interviene en esta dolorosa experiencia”, agregó.

La oficina social y de desarrollo de la eparquía también está ayudando a los desplazados internos en Dessie, pero su impacto es limitado dada la necesidad de más de 200.000 desplazados en la ciudad, informó el obispo.

El Obispo Lesanuchristos Matheos de la Eparquía católica etíope de Bahir Dar-Dessie, Etiopía, celebra la Divina Liturgia en Bahir Dar.
El obispo Lesanuchristos Matheos de la Eparquía Católica Etíope de Bahir Dar-Dessie, Etiopía, celebra la Divina Liturgia en Bahir Dar en esta foto de archivo de 2016. (foto: James Jeffrey)

Los esfuerzos de la Iglesia en Dessie incluyen proporcionar alimentos y productos básicos no alimentarios a unas 1.200 personas, y la parroquia católica ofrece refugio y comidas a unos 30 niños y ancianos en el recinto de la iglesia. Los frailes capuchinos y las hermanas ursulinas de Dessie se han quedado en la ciudad para continuar con su trabajo, a pesar de que muchas personas huyeron a otras ciudades después de que el TPLF tomó el control de Dessie.

El mensaje del obispo incluyó varios otros relatos de laicos, religiosos y sacerdotes, que huyeron de diferentes pueblos para escapar de la violencia y la destrucción.

El sufrimiento continúa y tendrá un impacto duradero, dijo el obispo.

“Por lo tanto, necesitamos aumentar el apoyo para responder a la crisis humanitaria y el trabajo masivo de rehabilitación en nuestra eparquía en el futuro cercano”, agregó. “Necesitamos trabajar duro para reconstruir la paz entre nuestras comunidades, promover la sanación, la convivencia social y la reconciliación.

“Todos estamos orando para que la paz prevalezca, es solo Cristo quien es el Rey de la paz que trae la paz duradera”.

Lea sobre dos esfuerzos de la iglesia para promover la construcción de la paz en Etiopía en el último número de ONE (disponible solo en inglés con excepción de algunos artículos traducidos al español).

Apoye el trabajo de CNEWA con la iglesia en Etiopía durante este tiempo de conflicto.


Laura Ieraci es sub directora de la revista ONE.

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share