CNEWA Español

Revista ONE

La publicación oficial de
Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente

Celebrando 50 años | Dios • Mundo • Familia Humana • Iglesia

Vulnerables por la Guerra

Caridad católica polaca ofrece seguridad a refugiados ucranianos

Acababan de llamar a la policía local para investigar un incidente en la residencia de estudiantes Helios en Lublin, Polonia.

Los oficiales hablaron con los administradores del edificio para recopilar detalles. Varias niñas ucranianas, de entre 10 y 12 años, informaron que un polaco que había estado merodeando por el dormitorio las invitó a su casa a tomar té con galletas. Al darse cuenta del peligro, entraron para avisar a los adultos. Las niñas, claramente asustadas, esperaban con sus padres en el vestíbulo para dar sus declaraciones a la policía. 

Lublin está situada a unas 105 millas al sureste de Varsovia y es sede de la Universidad Maria Curie-Sklodowska, la universidad pública más grande del este de Polonia. El dormitorio está habitado casi exclusivamente por refugiados que huyeron de Ucrania después de la invasión rusa en febrero del año pasado. El incidente fue un ejemplo flagrante de la vulnerabilidad y el riesgo que los refugiados ucranianos, en su mayoría mujeres y niños, enfrentan de ser objeto de trata de personas. 

Natalia Volodymyrivna Hulak, de 38 años, vive actualmente en el dormitorio con su hija de 12 y su madre de 59 años. Se refugiaron en Lublin, después de huir del sureste de Ucrania semanas después de que comenzó la guerra.

“Cuando llegamos a Polonia después de haber sido evacuadas de nuestra ciudad, Nikopol, todo el tiempo temíamos que pasara algo malo, que alguien intentara aprovecharse de nosotras”, dice Hulak.

“Escuchamos una historia aterradora de una de las mujeres”, recuerda Hulak. “Dijeron que cuando llegaron a su alojamiento, los anfitriones tomaron sus pasaportes y les pusieron pulseras en las muñecas. Como tenían miedo de ser traficadas, por la noche, las mujeres buscaron sus documentos en el edificio y luego huyeron”.

Nikopol está situada entre Zaporizhzhia y Kherson, una zona en disputa desde el comienzo de la guerra, relativamente cerca de la presa de Kakhovka, volada por las fuerzas rusas el 6 de junio.

Hulak, su hermana y sus respectivos hijos huyeron de sus hogares en marzo del año pasado, cuando supieron que se acercaban tropas bajo el mando de Ramzan Kadyrov, jefe de la República Chechena. Esas tropas tenían la reputación de cometer actos brutales de violencia contra civiles.

Como otros refugiados al inicio de la guerra, Hulak y su familia subieron a un tren de evacuación con destino desconocido, sin escalas y en la oscuridad para evitar ser descubierto por el ejército ruso. Durante todo el camino, no tuvieron control sobre su situación.

“El personal y los voluntarios de Caritas Polonia han recibido formación en la detección y prevención de la trata de personas”.

“Simplemente hacíamos lo que nos decían”, dice Hulak. “Primero las autoridades ucranianas y luego, cuando llegamos a Polonia, los voluntarios”. 

Alrededor de 8,5 millones de refugiados ucranianos han pasado por Polonia desde que comenzó la guerra; hasta 150.000 refugiados llegaron a diario en marzo 2022, según datos de la Guardia Fronteriza polaca. Actualmente, alrededor de 1,5 millones de refugiados ucranianos viven en Polonia.

Artem Dubenskiy, de 6 años, de Ucrania, se reúne con Yulia Zayarna, especialista en integración de Caritas Polonia en Varsovia. (foto: Konstantin Chernichkin)

Al principio de la guerra, era común que personas de buena voluntad, polacas o no, viajaran a la frontera con Ucrania y ofrecieran a los refugiados alojamiento o transporte a su destino elegido, incluidos países más al oeste. La mayoría de estos refugiados en Polonia se quedaron con familias.

Sin embargo, en medio de ese caos, grupos de derechos humanos advirtieron el alto riesgo de que los refugiados fueran objeto de trata o explotación. En un caso notorio, en marzo 2022, la policía arrestó a un polaco por violar a una mujer de 19 años a la que le ofreció hospedaje en su casa. 

La magnitud de la movilización hizo imposible al principio que las autoridades realizaran controles de seguridad a cualquiera que condujera o acogiera a los desplazados, dice Aleksandra Szoc, del departamento de inmigrantes y refugiados de la oficina de Varsovia de Caritas Polonia, una organización benéfica de la comunidad católica en Polonia. Sin embargo, conscientes de los riesgos, los voluntarios rápidamente establecieron un sistema preventivo provisional, explica Szoc.

Inicialmente, los voluntarios asignaron el papel de “puntos focales de salvaguardia” a trabajadores humanitarios específicos, quienes registrarían la información demográfica y de registro de automóviles de aquellos que ofrecían transporte o alojamiento a los refugiados. Gracias a la cooperación entre voluntarios y autoridades, en pocos meses se instaló un sistema en línea y la policía polaca inició controles de seguridad.

Jacek Paniw describe algo similar. Es un empleado municipal responsable de recibir refugiados en la ciudad fronteriza polaca de Przemysl, donde la mayoría de ucranianos llegan en tren.

Refugiados ucranianos esperan reunirse con el personal de Caritas Polonia en Varsovia. (foto: Konstantin Chernichkin)

“Además de las organizaciones de ayuda, llegó un gran número de personas de Europa y Polonia para recoger a los refugiados y ofrecerles transporte, trabajo o alojamiento”, afirma. “Rápidamente decidimos que teníamos que registrarlos. Creamos un punto de registro de este tipo en el centro de recepción de la estación de tren”.

Cuando el sistema estuvo en funcionamiento, la policía intervino y realizó controles de seguridad.

Actualmente, a pesar de los riesgos, el número oficial de casos registrados de trata entre refugiados ucranianos en Polonia es bajo.

“No hemos visto un aumento exponencial en las denuncias de agresión sexual o trata desde que comenzó la guerra”, dice a la revista ONE Antoni Rzeczkowski, portavoz de la policía polaca. “Tampoco hemos observado ningún caso en Polonia de refugiados ucranianos empleados a través de organizaciones que operen ilegalmente”.

En toda Europa, según datos de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, entre mediados de abril y finales de julio 2022, los estados miembros de la U.E. informaron de más de 80 casos sospechosos de trata, “pero sólo una minoría… fueron confirmados como casos de trata después de una investigación criminal”. 

Mariusz Derecki, abogado de Caritas Polonia especializado en protección de refugiados, dice que ha visto casos de intentos de atraer refugiados a la industria del sexo, a veces con pretextos, desde que Rusia invadió Crimea en 2014. 

Mujer usa guantes mientras cocina.
La refugiada ucraniana Halyna Chokan encontró trabajo con la ayuda de Caritas Polonia como asistente de cocina en un restaurante en Lublin, Polonia.(foto: Konstantin Chernichkin)

Él comparte la historia de una refugiada que fue entrevistada para un “trabajo interesante en servicios”, según un anuncio, solo para que le ofrecieran un contrato que le habría requerido pagar una multa si no vendía suficientes “chips” para una actividad desconocida que implicaba el uso de fundas protectoras y chat en línea. La mujer mostró el contrato a abogados que trabajan para otra ONG y se le aconsejó no aceptar el trabajo.

“Muchas veces, los acuerdos ofrecidos están en el límite de la legalidad, como en el caso de este complicado contrato”, explica Derecki. “El problema empieza cuando se presiona a una persona a realizar actividades en contra de su voluntad”. 

Para ayudar a mitigar los riesgos y circunstancias que facilitan la trata, los voluntarios de Caritas Polonia han recibido formación en detección y prevención.

Iryna Alokhina, empleada de Caritas en Lublin, completó su formación en abril. Aprendió a reconocer a una posible víctima de trata entre los beneficiarios de la organización, a hablar con una víctima potencial y ofrecerle opciones de apoyo sin ejercer presión.

Caritas Polonia y organizaciones no gubernamentales similares han cambiado su enfoque de intervención de emergencia en la frontera, al inicio de la guerra, a apoyo a largo plazo para ayudar a los refugiados a establecerse e integrarse en la sociedad polaca. Garantizar que los refugiados tengan empleo legal, condiciones de vida adecuadas y no estén socialmente aislados es clave para reducir su vulnerabilidad a la trata y otras formas de explotación.

En muchos de sus casi 30 centros de ayuda a la migración en Polonia, incluidos Lublin y Varsovia, Caritas ofrece apoyo integral a los ucranianos, incluyendo ayuda legal, apoyo psicológico, cursos de idiomas, asesoramiento laboral y actividades de socialización.

En Lublin, Caritas también ofrece asistencia de vivienda, consultas legales sobre los derechos de los refugiados, programas educativos para niños, asesoramiento profesional y ayuda con empleadores locales en la búsqueda de trabajo.

“Cuando comenzó la guerra, ya teníamos mucha experiencia ayudando a refugiados en todo el mundo”, dice el padre Lukasz Mudrak, director de Caritas Lublin, durante un recorrido por el complejo de la organización benéfica.

“Teníamos miedo todo el tiempo de que pudiera pasar algo malo, de que alguien intentara aprovecharse de nosotras”.

“Pero esta fue la primera vez que vimos una crisis de refugiados en nuestro territorio. Desde que estalló la guerra, más de 18.000 refugiados se registraron en nuestro centro”.

Para la familia de Hulak, el apoyo ofrecido por Caritas Polonia es clave para su supervivencia. El modesto alojamiento y comida del dormitorio está cubierto por el estado polaco, al menos por ahora. El gobierno comenzó a cobrar a los refugiados ucranianos que viven en viviendas colectivas la mitad de sus costos de alojamiento el 1 de marzo y el 75% de esos costos a partir de mayo. Sin embargo, están exentos los grupos vulnerables, incluidos los niños, jubilados, mujeres embarazadas, familias monoparentales, padres con hijos menores de 12 años y personas con dificultades económicas.

Hulak todavía recibe un estipendio mensual de 700 zlotys ($175) del estado polaco en concepto de subsidio por hijos y estipendio por discapacidad. Su madre tiene problemas de salud crónicos que le impiden trabajar y Hulak tiene dificultades para encontrar un trabajo que le permita seguir cuidando tanto a su hija como a su madre.

Las mujeres dependen totalmente de Caritas para sus necesidades diarias, pero también para cualquier socialización y asesoramiento. El tiempo que pasaron como voluntarias en Caritas para enviar ayuda a Ucrania o apoyar a otros refugiados les ha ayudado psicológicamente. Hulak y su madre hablan con nostalgia de regresar a casa en un futuro próximo, a pesar de que Nikopol sufre constantes bombardeos y sus apartamentos han sido bombardeados.

En algunos casos, Caritas Polonia ha sido vital para que los ucranianos prosperen y no sólo sobrevivan. Anna, oriunda de Kherson, ha sido traductora voluntaria en Caritas por meses. Está lista para comenzar un trabajo de tiempo completo ayudando a Caritas con su nuevo centro móvil que llegará a refugiados fuera de la ciudad o a aquellos confinados en sus hogares debido a enfermedades o vejez.

Anna, que también habla inglés y ruso con fluidez, fue profesora de inglés en Ucrania y se describe como una persona sociable y extrovertida. Como madre de un hijo de 16 años, quiere quedarse en Polonia para evitar que su hijo sea reclutado. A pesar de las dificultades iniciales, el chico ahora prospera en una escuela secundaria polaca.

“Siempre he sido una persona enérgica”, dice Anna en un inglés impecable. “Y me gusta mucho socializar con la gente. Creo que me ha ayudado a construir conexiones aquí. Pero también se debe a que traje conmigo habilidades de gran valor”.

Anna dice que trabajar para Caritas le permitirá seguir contribuyendo a la causa de su país ayudando a sus compatriotas ucranianos obligados a abandonar su tierra natal por la guerra.

Lea este artículo en nuestro formato de impresión digital aquí.

Sobre el Autor: Claudia Ciobanu

Claudia Ciobanu es una periodista radicada en Varsovia que cubre Europa Central y del Este. Ella ha informado para Reuters, The Guardian y Al Jazeera.

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente en español?

Vee página en español

share