CNEWA Español

Exposición Fotográfica Virtual ‘Los Rostros de CNEWA’

“ ‘¿Y quién es mi prójimo?’ Los Rostros de CNEWA” presenta a los visitantes de la galería a los pueblos del Medio Oriente, Noreste de África, India y Europa del Este a los que sirve la asociación  Bienestar para el Cercano Oriente Católico.

Tomadas por un grupo de fotógrafas, quienes experimentaron condiciones difíciles e incluso hostiles durante su asignación, las imágenes “‘¿Y Quién es mi Prójimo?’ Los Rostros de CNEWA” revelan la dignidad innata y la belleza de cada persona, cada una hecha a imagen y semejanza de Dios.

Las fotografías están extraídas del tesoro de imágenes de CNEWA encargadas para su galardonada revista, ONE, que la Asociación Católica de Medios ha honrado constantemente como una de las mejores publicaciones católicas en América del Norte desde que empezó la revista bajo el nombre “Cercano Oriente Católico” en 1974. Estas imágenes representan un puñado de fotografías tomadas en Armenia, Etiopía, India, Israel, Jordania, Líbano y Palestina entre 1989 y 2022.

Únase al director de comunicaciones de CNEWA, Michael La Civita, para un recorrido por la exposición fotográfica en los videos a continuación.

Puede encontrar la galería de fotos completa en la parte inferior de la página. 

Foto 1:

A los niños les encanta la cámara, cuando están seguros.

Los niños son los más afectados por las crisis, naturales y provocadas por el hombre, que afectan a todas las regiones donde CNEWA presta sus servicios. Christian Molidor era un fotoperiodista profesional y Hermana Religiosa de la Misericordia, quien ingresó a esa comunidad en Illinois en 1959. Se unió al equipo de CNEWA en 1984 y, durante más de 27 años, recorrió el mundo de CNEWA con su cámara, capturando momentos extraordinarios a través de algunos momentos difíciles, como la hambruna y la guerra en el Cuerno de África, la guerra civil en el Líbano y los desastres naturales en la India. Su imagen de una niña riendo, tomada durante una asignación a Eritrea y Etiopía en 2000, es una clásica de la hermana Christian, que revela la felicidad pura en la niña y la alegría interior de la propia artista.

(foto: Christian Molidor,  Cercano Oriente Católico, marzo-abril de 2001, The Kunama of Eritrea)

Foto 2:

¿Qué puede ser más feliz que niños haciendo burbujas?

Para los niños que Ilene Perlman fotografió en el Centro St. Rachel en Jerusalén en 2017, la alegría había sido escasa hasta que el vicariato de habla hebrea del Patriarcado Latino de Jerusalén fundó esta guardería para los hijos de migrantes. En la guardería, estos niños ahora tienen un espacio amoroso, cómodo y seguro mientras sus madres, una vez traumatizadas por los peligros de la trata, se ganan la vida. El centro, apoyado por CNEWA, se ha convertido en una fuente de esperanza para las familias separadas por circunstancias fuera de su control.

(foto: Ilene Perlman,  ONE, junio de 2017, Found in Translation)

Fotos 3 y 5:

Más allá del río Jordán, en su orilla este, el Reino de los Hachemitas sigue siendo un bastión de estabilidad, a pesar de la turbulencia que lo rodea y las corrientes subterráneas problemáticas que lo amenazan desde dentro.

En 1994, la fotógrafa Miriam Sushman viajó a las aldeas beduinas cristianas del reino que se encuentran en el centro del país, cerca del castillo construido por los cruzados en Kerak. Allí, entre las callejuelas arenosas y las colinas y campos vacíos, fotografió a los habitantes de  Smakieh, incluido a un niño de cinco años y el párroco, cuyos antepasados una vez vagaron por toda Arabia con su ganado.

Centrados en un grupo de aldeas soñolientas, que CNEWA ha apoyado de muchas maneras durante décadas, a los cristianos beduinos de Jordania conservan tenazmente su forma de vida y tradiciones antiguas, capturadas en las fotografías icónicas de Miriam, incluso cuando el atractivo de la capital de Amman y más allá prometen un futuro más brillante.

(photo: Miriam Sushman, Catholic Near East, November-December 1994, A Fish in the Desert)

Foto 4:

Para muchos de los habitantes de las aldeas remotas de Armenia en el norte montañoso, el futuro ha quedado atrás: muchos de los habitantes son jubilados, ya que los hombres en edad de trabajar han abandonado el país, dejando atrás a sus padres, esposas e hijos, generalmente para siempre.

Los jóvenes se van al servicio militar y a seguir estudios universitarios; la mayoría nunca regresa. Sin embargo, la iglesia, que CNEWA apoya de diversas maneras, está presente para todos, y el Padre Católico Armenio Hovsep Galstyan, fotografiado por Nazik Armenakyan, pasa gran parte de su día viajando por las aldeas de su parroquia, pasando tiempo con sus feligreses, escuchando sus preocupaciones, brindando consejos, celebrando liturgias y ofreciendo oraciones.

“No soy el mejor ejemplo de un siervo, un sembrador de semillas del Evangelio”, escribió.“De todos modos, espero proporcionar una visión de la vida de un sacerdote que brinda servicio … en el Cáucaso, y más específicamente, un sacerdote casado”.

(foto: Nazik Armenakyan, ONE, primavera de 2020, A Letter From Armenia)

Foto 6:

La vida de un sacerdote en Galilea, a pesar de las diferencias geográficas y demográficas, no es del todo diferente de la vida de un sacerdote en Armenia.

La fotógrafa Ilene Perlman y la escritora Michele Chabin pasaron un día, en realidad, más de uno, cubriendo a un sacerdote grecocatólico melquita. El equipo siguió al padre Androwas Bahus mientras celebraba la liturgia en Shefa-‘Amr, una pequeña ciudad en Israel, visitaba a los feligreses, asistía a eventos escolares en la Escuela de las Hermanas de Nazaret, donde sirve como consejero, y finalmente asistió a una boda, donde presidió la ceremonia. CNEWA ha apoyado durante mucho tiempo las muchas obras de la Iglesia Greco-Católica Melquita en Israel.

Me considero un cristiano árabe palestino y ciudadano israelí”, dijo en un raro momento de inactividad. “Es una mezcla, un cóctel, por así decirlo. Somos todas estas cosas, una inseparable de la otra”.

(foto: Ilene Perlman, ONE, invierno de 2015, A Day in the Life of an Israeli Priest)

Foto 7:

En el corazón del Valle de Bekaa en el Líbano se encuentra el pueblo de Bechouat, una aldea católica maronita conocida localmente por su santuario dedicado a la Virgen María.

Durante casi una década, sin embargo, sus habitantes acogieron a refugiados musulmanes sirios, familias que habían huido de la violencia despiadada de la larga y destructiva guerra civil de la vecina Siria.

Al principio, los niños refugiados tenían poco que hacer; interrumpida su escolarización, jugaron con los escombros de los materiales utilizados para construir instalaciones temporales, como tiendas de campaña, que fueron fotografiadas por Tamara Hadi a finales de 2013. Las Hermanas del Buen Pastor, con el apoyo de los benefactores de CNEWA, respondieron, abriendo una escuela para los niños y ayudando a restaurar una apariencia de normalidad en sus jóvenes vidas.

(foto: Tamara Hadi,  ONE, primavera de 2014, Syria, Shepherds and Sheep

Foto 8:

En el extremo sur del subcontinente indio se encuentra Kanyakumari, un exuberante distrito costero del estado de Tamil Nadu.

Allí, la iglesia trabaja entre los pueblos más marginados de la región: Adivasi, a menudo descritos como pueblos indígenas o tribales, y dalits, llamados intocables, que pertenecen al nivel más bajo del complejo sistema de castas de la sociedad hindú. 

Fotografiada por Meenakshi Soman en 2018, Devaki, en ese entonces de 76 años, ha cuidado a su hijo paralítico, que está postrado en cama, durante casi 30 años. “Tengo tres hijas”, dice. “De vez en cuando lo visitan y ayudan a bañarlo”. 

Ella y su hijo de 48 años esperan con ansias las visitas semanales de una clínica móvil administrada por la comunidad católica siro-malabar de la zona. “Tengo visitas”, dice sonriendo de los sacerdotes, hermanas y enfermeras que regularmente pasan tiempo con él y su madre, no solo para cuidar su salud, sino también para escuchar y aconsejar.

(foto: Meenakshi Soman, ONE, diciembre de 2018, Healing the Forgotten)

Foto 9:

Una imagen de una monja conduciendo un automóvil alguna vez se consideró un cliché. La  cándida foto de la fotógrafa Nazik Armenakyan de la hermana Hakinta Muradyan conduciendo un automóvil lleno de niños es fresca, y exuda la alegría pura de los niños.

Las Hermanas Armenias de la Inmaculada Concepción dirigen un centro para los niños en la remota ciudad de Tashir, ubicada en lo alto de las montañas del Cáucaso, que alguna vez fue el hogar de una secta religiosa rusa exiliada por los zares. Es un lugar solitario, abandonado por sus hombres en edad de trabajar. Sin embargo, para los hijos y padres de Tashir, la ciudad es el paraíso:

Hay muchos problemas en este pueblo”, dice la hermana Hakinta. El sesenta por ciento de los niños no tienen padres alrededor. O están muertos o no han regresado del extranjero”. Sus madres, añade, luchan por mantenerse fuera de la pobreza. “Hemos tratado de quitarles al menos esta carga de encima”.

There are lots of problems in this town,” says Sister Hakinta. “Sixty percent of the children have no fathers around. They are either dead or haven’t returned from abroad.” Their mothers, she adds, struggle to stay out of poverty. “We have tried to take at least this burden off their shoulders.

(foto: Nazik Armenakyan, ONE, verano de 2016, Armenia’s Children, Left Behind

Photos 10 and 11:

No hay lugar a dudas, la Universidad de Belén, ubicada en la Ciudad de David en la Cisjordania palestina, es una universidad católica.

Cuando el Hermano Cristiano de La Salle Peter Bray fue invitado a dirigir la universidad como vicerrector en 2008, se le preguntó: “¿Qué está tratando de hacer una universidad católica sin vergüenza aquí?” Menos del 2 por ciento de la población palestina es cristiana. Las fotografías tomadas por Ilene Perlman para una carta desde Belén ilustran bien lo que el hermano Peter ha llegado a conocer apasionadamente.

Hace dos mil años, escribe, “no había cristianos aquí en absoluto, entonces, ¿qué estaba tratando de hacer? Jesús lo deja muy claro en el Evangelio de San Juan, capítulo 10, versículo 10: “Vine para que tuvieran vida y la tuvieran en abundancia”. Eso es lo que Jesús estaba tratando de hacer y eso es exactamente lo que la Universidad de Belén está tratando de hacer.

(photo: Ilene Perlman, ONE, September 2019, A Letter From Bethlehem)

“Está en el centro de todo lo que estamos haciendo”.

En su jocoso estilo autocrítico, la hermana de la misericordia Christian Molidor contó que se unió a CNEWA antes de que se inventara el alfabeto. Cuando llegó en 1984, Monseñor John G. Nolan, entonces jefe de CNEWA, no tenía idea de qué hacer con la nativa de Illinois, por lo que la mandó a “empacar”.

Fue a la India, donde visitó a huérfanos, catequistas, sacerdotes, ancianos, discapacitados y sus queridas hermanas religiosas. Ella ayudó a cocinar y limpiar. Ella lavó y tendió la ropa. Y ella fotografió. Tomó miles de fotos de niños sonrientes, hermanas riendo y pacientes orando. Recopiló sus historias, las escribió, las guardó en su cabeza y las compartió durante décadas.

A diferencia de la mayoría de los fotógrafos, la hermana Christian Molidor se involucró con su sujeto y participó en la toma de la foto, desarmándolos. Y así, su presencia se siente en sus imágenes, a pesar de que ella se ha ido antes que nosotros. En cierto modo, ella vive en las personas y lugares que fotografió. Y su legado en CNEWA continúa, ya que este trabajo especial de la iglesia, con la ayuda de la providencia y la generosidad de las personas de buena voluntad en todo el mundo, se esfuerza por seguir la lección de Jesús de “ir y hacer lo mismo” y vendar las heridas de un mundo roto.

(foto: Christian Molidor,  Inside Christian’s World, noviembre de 2013) 

Entradas Recientes

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Bienestar para el Cercano Oriente Católico en español?

Vee página en español

share