CNEWA Español

Revista ONE

La publicación oficial de
Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente

Celebrando 50 años | Dios • Mundo • Familia Humana • Iglesia

Un Signo de Esperanza en Tierra Santa

La visita del cardenal subraya el 75 aniversario de la Misión Pontificia

Nota de los directores: Para conmemorar el 75 aniversario de la fundación  de la Misión Pontificia para Palestina, cada edición de la revista este año de múltiples aniversarios incluirá al menos un artículo sobre este esfuerzo especial de la Santa Sede en el Medio Oriente.

En esta edición, informamos sobre la visita pastoral a mediados de abril del cardenal Timothy M. Dolan, arzobispo de Nueva York y director de CNEWA, a Israel y Palestina. La visita destacó el aniversario con oraciones, visitas a proyectos financiados y administrados por CNEWA-Misión Pontificia y encuentros con feligreses y miembros de la sociedad civil.

El conflicto armado entre Israel y Hamás, que amenaza con expandirse en el Medio Oriente, no impidió que el cardenal Timothy M. Dolan, arzobispo de Nueva York y director de CNEWA, realizara un viaje pastoral a Tierra Santa en abril.

La visita marcó el 75 aniversario de la agencia operativa de CNEWA en el Medio Oriente, la Misión Pontificia para Palestina, fundada por el Papa Pío XII en 1949 para coordinar la ayuda católica mundial a los vulnerables en Tierra Santa. Hoy, como agente de sanación y esperanza en la región en conflicto, la Misión Pontificia subraya las complejidades de la vida vivida  por todos los habitantes, independientemente de su identidad religiosa, étnica, política o nacional.

“Esta es una región profundamente dividida, pero sin embargo unida casi en su angustia, unida en sus lágrimas”, dijo el cardenal. “No sé si son israelíes o palestinos, o si son musulmanes o cristianos”.

“Veo madres y bebés. Veo a ancianos. Veo parejas casadas. Veo abuelas y abuelos. Escucho a la gente, vengan de donde vengan, decir: ‘Solo queremos estar en casa, seguros con nuestras familias’ ”.

El cardenal estuvo acompañado por Mons. Peter I. Vaccari, presidente de CNEWA y de la Misión Pontificia, y por Michael J.L. La Civita, director de comunicaciones de CNEWA-Misión Pontificia y lugarteniente de la Lugartenencia Oriental de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén en Estados Unidos, que colabora desde hace mucho tiempo con CNEWA-Misión Pontificia.

El viaje, previsto del 12 al 18 de abril, se redujo un día cuando se cancelaron los vuelos a Norteamérica debido a que la escalada de hostilidades entre Israel e Irán tomó un curso dramático; Irán disparó unos 300 misiles y drones contra Israel el 13 de abril. La delegación de CNEWA se refugió en el sótano del Centro del Instituto Pontificio Nuestra Señora de Jerusalén.

“Esta es una región profundamente dividida, pero sin embargo unida casi en su angustia, unida en sus lágrimas”.

Los disparos fueron en represalia por un ataque israelí contra un edificio diplomático iraní en Siria el 1 de abril, que mató a 12 personas, incluidos dos generales iraníes. Israel vinculó a un general con la planificación del ataque del 7 de octubre en Israel por Hamás, en el que murieron 1.200 personas y tomaron como rehenes a unas 240. Israel ha respondido al ataque de Hamás con un ataque militar contra Gaza que ha matado a unos 35.000 palestinos, la mayoría de ellos mujeres y niños.

Luego, el cardenal se reunió en privado con familiares de rehenes israelíes, cerca de su día 200 de cautiverio en Gaza. Describió cómo estas familias le dieron “una gran esperanza”.

“Dijeron: ‘No dejaremos que esto destruya nuestros sueños. Soñamos con tener a nuestra gente en casa; con un lugar seguro para vivir y criar a nuestros hijos. Con una Palestina libre, con libertad frente al terrorismo. Soñamos con un Israel que pueda ser seguro y abierto y vecino de los palestinos. Y esos sueños no se harán añicos’ ”.

También se reunió con líderes religiosos judíos, musulmanes y cristianos; con el presidente palestino, Mahmoud Abbas, y el presidente israelí, Isaac Herzog, a quienes instó a trabajar para lograr una paz justa y duradera.

El cardenal Dolan celebró dos misas por el aniversario de la Misión Pontificia: la primera en Jerusalén, concelebrada con el cardenal Pierbattista Pizzaballa, patriarca latino de Jerusalén, y la segunda en la iglesia de la Anunciación en Beit Jala.

“Queremos agradecer a Dios por el privilegio de ayudar a la iglesia y a la comunidad cristiana en la tierra llamada santa”, dijo en Beit Jala. “En Estados Unidos, decimos nunca olvides de dónde vienes. Nosotros, los católicos, los cristianos, nunca olvidamos de dónde venimos. Venimos de aquí. Por eso es un privilegio y un honor cooperar con ustedes en la Misión Pontificia para Palestina. Es un deber y una alegría”.

El cardenal Dolan y Mons. Vaccari escuchan a los líderes comunitarios en el campamento de refugiados de Aida, en Beit Jala, el 14 de abril. (foto: George Jaraiseh)

Tras la misa, el cardenal se reunió con líderes del campamento de refugiados de Aida, ubicado en menos de media milla cuadrada entre Belén, Beit Jala y Jerusalén. Es el hogar de 6.000 personas cuyas familias fueron desplazadas de 28 aldeas al oeste de Jerusalén y Hebrón. Establecido en 1950, es uno de tres campamentos de refugiados cerca de Belén y está rodeado por el muro de separación israelí y torres militares.

“La Misión Pontificia fue testigo del surgimiento del problema de los refugiados y de Nakba y fue  una de las primeras organizaciones internacionales que estuvo al lado de los refugiados, incluso antes de que se estableciera la UNRWA”,  dijo Said al Azzah, jefe del comité del campamento. “Desempeñó un papel distinguido en la prestación de socorro a los refugiados, preservando su dignidad y pidiendo justicia para ellos de acuerdo con la ley”.

Khouloud Daibes, director de la Fundación para el Desarrollo de Belén, dijo al cardenal en reunión privada que los cristianos desempeñan un papel vital, proporcionando a más de un tercio de la población palestina atención médica, educación y servicios sociales.

La Misión Pontificia “fue una de las primeras organizaciones internacionales que estuvo al lado de los refugiados”.

“Brindar asistencia durante 75 años es señal del compromiso y la voluntad de ayudar de la Misión Pontificia”, dijo a ONE. “También conecta a la comunidad cristiana mundial con la comunidad cristiana en Palestina y muestra la preocupación de la Santa Sede por el bienestar de los palestinos, especialmente de los refugiados. Contribuye a la resiliencia de su presencia y a mejorar la calidad de vida en situaciones difíciles”.

La Misión Pontificia es un “signo de esperanza” para los palestinos, dijo, y es apreciada a medida que continúa respondiendo a las necesidades actuales.

Durante la visita, CNEWA-Misión Pontificia coordinó un seminario cristiano-musulmán en el Monte de los Olivos sobre la incitación al odio y el uso de las redes sociales con este fin. El debate incluyó iniciativas educativas destinadas a fomentar una mayor comprensión, tolerancia y diálogo interreligioso dentro de la comunidad palestina.

En una ceremonia de inauguración para la rehabilitación del Hogar Nuestra Señora de los Dolores, el único hogar de ancianos no privado y no gubernamental en Jerusalén Este, Joseph Hazboun, director regional de CNEWA-Misión Pontificia en Jerusalén, dijo que los cristianos representan solo el 1% de la población palestina, pero sirven a casi el 35% de los palestinos a través de instituciones patrocinadas por CNEWA.

En conjunto, dijo, estas instituciones aportan alrededor de $450 millones anuales a la  economía local, generan más de 10.000 puestos de trabajo y son el tercer empleador más grande después de la Autoridad Palestina y las Naciones Unidas.

Estas instituciones son también “un centro de encuentros interreligiosos donde personas de diferentes creencias viven el  diálogo a diario y promueven el entendimiento y la cooperación”, agregó.

Diana Safieh, 83, se mudó al hogar de ancianos el año pasado. En una silla de ruedas y con un tanque de oxígeno para respirar, recordó haber visto la construcción de la casa cuando era una colegiala en 1950.

Safieh, que nunca se casó y cuyos hermanos abandonaron Jerusalén después que Israel tomó la parte este de la ciudad en 1967 con la Guerra de los Seis Días, dijo que el hogar es muy importante.

“Cada vez hay más personas que no tienen a sus hijos en el país, por lo que necesitan ser asistidas. Este lugar es muy, muy necesario”, dijo.

El cardenal Dolan y Mons. Vaccari visitan a la Hermana Salesiana Vartohie Melkon en el Valle de Cremisan. (foto: Michael J.L. La Civita)

Financiadas por el Programa de la Unión Europea para Jerusalén Este e implementadas por CNEWA-Misión Pontificia, las renovaciones mejoren los servicios y dupliquen el número de residentes y personal cuando se completen en octubre de 2026.

En el cercano convento de las Hermanas Misioneras Combonianas, la Hermana Anna Maria Sgaramella, C.M.S., habló sobre el trabajo de su comunidad a lo largo de la frontera de Jerusalén Este, donde el muro de separación de Israel corre a lo largo del perímetro de su propiedad y divide el pueblo de Betania.

Las hermanas dirigen un jardín de infantes y programas vocacionales para comunidades beduinas en el desierto de Judea. Las personas a las que sirven y emplean son musulmanas, dijo. A los niños se les enseña a respetar y apreciar a los demás y sus tradiciones, a pesar de su credo, y no se tolera ninguna forma de violencia, incluyendo juguetes que tengan formas de armas, dijo.

El cardenal Dolan resumió su visita como una experiencia de “resurrección”, después de haber visto tanto “la oscuridad como la luz”.

“El camino hacia la paz no tiene que ver con las armas militares, ni siquiera con mucho dinero, ni siquiera con la política, aunque todo eso es importante”, dijo. “Se trata de amor, servicio y cuidado de los que sufren”.

Conexión CNEWA

La agencia operativa de CNEWA en el Medio Oriente, la Misión Pontificia, celebra este año el 75 aniversario de su fundación. Tiene décadas de servicio a las comunidades necesitadas en Tierra Santa, independientemente de su religión, identidad étnica o nacional. Desde el 7 de octubre, la prestación de servicios sociales de CNEWA-Misión Pontificia promueve la paz, fomenta el diálogo e infunde sanación y esperanza.

Para apoyar este trabajo crucial de CNEWA en Tierra Santa, llame al 1-866-322-4441 (Canadá) o al 1-800-442-6392 (Estados Unidos) o visite cnewa.org/es/haga-una-donacion/.

Lea este artículo en nuestro formato de impresión digital aquí.

Judith Sudilovsky es una periodista galardonada que ha cubierto temas de fe, esperanza y vida en Israel y Palestina por más de 30 años.

Conozca nuestro trabajo y manténgase informado del impacto que brinda su apoyo.

Nous constatons que votre préférence linguistique est le français.
Voudriez-vous être redirigé sur notre site de langue française?

Oui! Je veux y accéder.

Hemos notado que su idioma preferido es español. ¿Le gustaría ver la página de Asociación Católica para el Bienestar del Cercano Oriente en español?

Vee página en español

share